07/10/2022

El periódico digital de Almansa

San Roque en Almansa: origen de la devoción, historia de sus templos en la ciudad y otras curiosidades del santo

«Notas históricas de la ermita e iglesia de San Roque», por Alfonso Arráez
san roque almansa historia

Origen de la devoción por San Roque en Almansa

San Roque es protector de las epidemias en general y de la peste en particular. Por esta razón, tras el fin de la terrible epidemia de peste atlántica que arrasó Almansa en el año 1599, con la muerte de la tercera parte de la población (cifrada entonces en unos 3.000 habitantes), se determinó construir una ermita consagrada a dicho santo, como agradecimiento y en la esperanza de que con su intercesión se evitasen nuevas epidemias futuras. Es posible que se levantase sobre una ermita anterior consagrada a san Sebastián.

Las obras se iniciaron bien pronto, en el año 1600, aunque debido a la falta de medios económicos tras el desastre de la epidemia, en parte se financió con la recaudación de las multas del concejo.

ecoVitab

Lo que queda de la ermita de San Roque en Almansa

Se conservan algunas imágenes de la ermita, incluso planos, muy útiles para conocer su configuración. Sabemos así que la primitiva construcción de mampostería era sencilla y de pequeñas dimensiones, con una nave única sustentada por contrafuertes, y cubierta a dos aguas con espadaña que alojaba una pequeña campana para el culto. El vano de la entrada tenía forma de arco ojival, y daba al entonces camino real de Madrid en las afueras de la población (hoy avenida Madrid). Cerca existían eras y ejidos, y justo enfrente se construiría un cuartel de caballería a fines del siglo XVIII (después fábrica de calzados Coloma).

san roque almansa historia
Ermita de San Roque en 1953. Se aprecian los cuatro contrafuertes, la entrada de arco apuntado por la actual calle de Madrid, y la espadaña en la cubierta. Foto de El Arca de las Tres Llaves.

Otras curiosidades relacionadas con el santo

La ermita dio pronto nombre al camino y calle. En 1608, el concejo convocó a los vecinos con el fin de votar el nombramiento de san Francisco como patrón de la villa. Uno de los lugares en donde se pregonó la citación fue en las cuatro esquinas de la calle de San Roque, las mismas populares «cuatro esquinas» de hoy día.

En su proximidad se situó una cruz de término o humilladero, hoy desaparecida, para señalar la entrada a la entonces villa. No es casualidad que, en 1569, se citase en la ermita a los soldados almanseños que partían a sofocar la revuelta de los moriscos granadinos de las Alpujarras.

Fue asimismo sede de la cofradía de san Roque, de la que ya hay noticias en 1651. Ese mismo año, el almanseño Roque García dejaba en su testamento 50 reales como ayuda para dorar su retablo, o si fuese necesario para la adquisición de un pendón para la cofradía.

La capilla mayor de la Asunción se vino abajo en 1784, y como consecuencia dejó de enterrarse en su interior. La ermita de San Roque, entre otras, fue lugar de enterramiento durante los años siguientes. Allí sepultaron a algunas de las víctimas producidas en 1808 por el paso de un ejército napoleónico.

La nueva iglesia de San Roque

En la década de 1960, el crecimiento urbanístico y de población de que gozó Almansa (común a muchas zonas del estado español), hizo necesaria la construcción de nuevas parroquias que diesen servicio al mayor número de fieles. En ese contexto, se derribó la centenaria y ya vetusta ermita para construir en su lugar una nueva iglesia, la actual de San Roque, conforme al aperturismo emanado del Concilio Vaticano II. Su construcción fue financiada en parte con la ayuda de los vecinos, en especie o en metálico. La obra fue realizada por los conocidos hermanos «Pelusa», con la desgracia de que uno de los trabajadores cayó desde la torre sin concluir y falleció.

san roque almansa
La nueva iglesia en 1968. Su característica configuración es de sobras conocida por el pueblo almanseño. Foto de El Arca de las Tres Llaves.

Mientras la obra finalizaba, los feligreses se trasladaron a la inmediata fábrica de Los Coloma. Allí se celebraba la misa y se recogían donativos. Finalmente, la nueva iglesia fue inaugurada y bendecida el 21 de junio de 1964 por el obispo de Albacete Arturo Tabera.

La nueva iglesia es moderna, mejor iluminada, con el ladrillo como protagonista, y dotada de una torre que vino a sustituir a la anterior construida pocos años antes en la vieja ermita. En la nueva torre se situó una Virgen Belén de forja diseñada por el Antonio Esteban, “el Maño”. En su interior preside el presbiterio un gran Cristo crucificado, obra del escultor almanseño José Luis Sánchez.

Quizás te interese: 


Telepizza Almansa

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.