09/08/2022

El periódico digital de Almansa

Almansa y los Tercios: el caso de Bartolomé Lopes

Problemas de ser sede del Regimiento de infantería Inmemorial del Rey nº 1, «el Freno»
Almansa y los Tercios

Por Alfonso Arráez. Hoy, 31 de enero, se conmemoran los famosos Tercios españoles y sus modos de vida, tácticas militares, victorias y derrotas, etcétera. Es una ocasión muy adecuada para recordar que nuestra ciudad posee una gran relación con los Tercios.


El 6 de abril de 1632, Almansa fue elegida por el rey Felipe IV como sede de una coronelía. El Archivo Municipal conserva una copia de la real cédula de fundación de esta unidad, en la que se lee cómo, efectivamente, Felipe IV nombró como sede a: «Almansa, ques la plaza de Murcia que e señalado para este regimiento y donde estaran los ofiçiales necesarios para ello…» La nueva unidad se denominó Coronelía del Rey y quedó al mando del mismísimo Conde-Duque de Olivares. Es el germen del actual Regimiento de infantería Inmemorial del Rey nº 1, «el Freno».

ecoVitab

Desde entonces comenzaron a llegar a Almansa soldados de todas partes de España, dispuestos a sentar plaza en la nueva unidad. Los diferentes archivos conservan muchas noticias sobre ellos. Como es de imaginar, su venida produjo molestias y roces con la población civil. Este es el caso de Bartolomé Lopes, soldado procedente de Santander perteneciente a la Coronelía del Rey que, por entonces, se formaba en la localidad.

Bartolomé se hallaba convaleciente en el hospital como resultado de haber brincado, junto a otros compañeros, la tapia de un huerto en las inmediaciones de la actual calle Nueva. No calcularon que su propietario, el hidalgo local don Martín Osa, estaba en casa en aquel momento, y avisado de tamaña osadía, acudió espada en mano en defensa de su propiedad. Como resultado, el soldado acabó de un tajo en la enfermería. En descargo del aguerrido don Martín se cuenta que no era la primera vez que le ocurría un asalto similar: «…por aberle subçedido otras cosas a el dicho don Martin con otros soldados quentraron en su casa y guertos…».

Así lo relataba el mismo Bartolomé: «Dixo que por quanto en quatro dias del mes de febrero pasado deste año le dieron una herida en el brazo isquierdo de que le an curado y curan, y dello resulta culpado don Martin Osa vecino desta billa, y porque el y los demas soldados que entraron en los guertos del dicho don Martin…».

Esta acción le salió cara a don Martín, ya que al fin y al cabo había atacado a un soldado del rey. Para arreglar el problema, pocos días después una delegación de vecinos se desplazó al hospital a visitar al herido e intentar que renunciase a iniciar un pleito por el incidente. Bartolomé aceptó sus razones, y exoneró de cualquier culpa a don Martín, tanto si sanaba como si no. A cambio, eso sí, recibiría la buena cantidad de 500 reales de vellón más todos los gastos de su curación, y un traje nuevo consistente en: «Un bestido de paño pardo nuebo de la tierra, calzon y ropilla y herreruelo, medias, çapatos y un jubon de lienzo y sonbrero y dos camisas nuebas…»

Almansa y los Tercios | Cedida por Luis Bonete
Grupo de recreación de tercios «La Curbiere». Actos de conmemoración de la Batalla de Almansa, año 2012. Bartolomé Lopes pudo ser cualquiera de ellos | Foto cedida por Luis Bonete

No sabemos el final de esta historia y si el soldado sobrevivió o no, pues no hay más noticias sobre ella. Aun así, muestra los abusos de los soldados hacia los vecinos y las dificultades económicas de los militares de la época, con los consabidos retrasos a la hora de cobrar el salario, más aún en una unidad en formación como era la almanseña. Ello les empujaría a asaltar las viviendas de los particulares, aunque también es cierto que podrían estar de juerga. Por las mismas razones no tendrían ropa adecuada, lo que explica el interés de Bartolomé por conseguir un vestido nuevo.

La Coronelía del Rey permaneció en nuestra ciudad hasta enero de 1635, en que marchó a Cataluña. Casualidades del destino regresó a Almansa, ya con el nombre de Regimiento de Infantería de Castilla o «Tercio de Morados Viejos», para participar en la Batalla que tuvo lugar en sus campos el 25 de abril de 1707.

Para ampliar la información sobre este suceso y el importante documento, y otras muchas noticias, puede consultarse el trabajo de mi autoría: Arráez Tolosa, A. (2017): “Almansa y la monarquía de Felipe IV. La villa como lugar de alojamiento de tropas”. Colección Jornadas de Estudios Locales n.º 12, editado por la Asociación Torre Grande.

Imagen principal: Retrato de Gaspar de Guzmán y Pimentel, conde-duque de Olivares y valido del rey Felipe IV de España. Diego de Velázquez, año 1636. Fue el primer mando de la coronelía del Rey fundada en Almansa en 1632.


JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.