11/08/2022

El periódico digital de Almansa

«Los niños, el deporte y la educación en la época COVID-19», por Carlos Vergara

El deporte aporta valores a los niños: sacrificio, constancia o trabajo en equipo; enseñanzas que completan y refuerzan lo adquirido por padres y docentes, y que deberían mantenerse como parte de la educación siempre que se extremen las normas de seguridad
Carlos Vergara Almansa

El comienzo del nuevo curso escolar trae consigo cambios necesarios para adaptarse a la situación de pandemia que estamos viviendo y extremar así la seguridad. Modificación del entorno dentro de las aulas, los materiales utilizados o distanciamiento entre alumnos son algunas de las novedades que ya se están implementando en los centros de Almansa. No obstante, cabe recordar que el inicio del curso no acaba en la escuela, sino que también afecta a otras actividades cotidianas de los niños, como son la práctica deportiva, el aprendizaje musical y demás actividades extraescolares.


Dentro de este conjunto quiero centrarme en el deporte por lo integrado que está en la rutina de los jóvenes, así como por los retos particulares que propone su adaptación a la llamada «nueva normalidad». Tanto dentro del equipo del colegio como en un club deportivo, forma parte del día a día de los niños. Es por eso necesario explorar la adaptación que la actividad deportiva tiene dentro del panorama del COVID-19. Todos queremos y necesitamos un deporte seguro, y dentro de estas normas entran de forma especial las garantías requeridas por los padres, muchos de los cuales pueden estar valorando la opción de no apuntar a los niños como medida para acotar su círculo de contactos. ¿Es peligroso? ¿Merece la pena? Algunos pueden pensar cuestiones de este tipo.

ecoVitab

Los clubes almanseños se esfuerzan por adaptarse

Para tratar de ofrecer una respuesta tranquilizadora, los distintos clubes deportivos de nuestra localidad se esmeran por crear un entorno seguro en el que el riesgo de contagio sea mínimo. Partiendo del uso obligatorio de mascarillas en el acceso a las instalaciones, el empleo de gel hidroalcohólico y el mantenimiento de las distancias de una forma adaptada a cada deporte, ejemplos como el club CODA de Atletismo o la escuela Split-Step Tennis pueden continuar sin mayores trastornos su actividad normal, gracias a sus grandes instalaciones al aire libre y el muy limitado, o nulo, contacto entre sus deportistas. 

Para un escenario parecido donde se contempla algo más de contacto, las Escuelas de Fútbol Base comparten estos planteamientos, añadiendo la división de entrenamientos por edades y según franjas horarias, con el objetivo de reducir los contactos y de facilitar el trabajo de los rastreadores en caso de contagio.

Sin embargo, en otras actividades sí ha sido necesario establecer medidas adicionales como recortes en cuanto a inscripciones, aforo y tamaño de grupos, comunes en deportes practicados en espacio cerrado. En este sentido, el Club Baloncesto Almansa tuvo que reducir el periodo de ingreso de niños y dar prioridad a los presentes el curso anterior. Por su parte, el Club Natación Almansa ha reducido la afluencia de gente en cada calle de la piscina y está abordando la tarea de reubicar a los actuales nadadores en grupos que cumplan con el protocolo, sin abrir inscripciones hasta que esto se logre. 

Todas estas medidas, de los deportes bajo techo y al aire libre, se adoptan siguiendo los protocolos de actuación marcados por las entidades supervisoras correspondientes, las cuales crean dichas directrices. No cabe la improvisación, sí la cooperación integrada entre ministerios, organizaciones y clubes. 

Eduquemos en el deporte

Así pues, en la medida de las necesidades y asesorados por estas directrices, los clubes almanseños están modificando su ejercicio para ofrecer la máxima seguridad posible. ¿Y por qué es esto importante, por qué queremos aquí recalcarlo? Porque los niños necesitan hacer deporte, porque el deporte es igualmente importante para ellos. Y no solo a nivel físico o saludable, sino también educativo. El deporte aporta valores a los niños, tales como sacrificio, constancia o trabajo en equipo, enseñanzas que completan y refuerzan lo adquirido por padres y docentes, y que deberían mantenerse como parte de la educación siempre que se extremen las normas de seguridad.

Si hay que ser honesto, el riesgo de contagio existe. El objetivo, pues, pasa por la responsabilidad conjunta de todos, jóvenes, padres, clubes deportivos, organizaciones coordinadoras y políticos implicados, para conseguir un deporte base que roce los límites de lo totalmente seguro. Para ofrecer a los padres una razón de peso que les haga confiar en las garantías sanitarias aplicadas al cuidado de sus hijos. Para no privar a los niños de una parte vital de su educación.

 


JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.