08/12/2022

El periódico digital de Almansa

«Generaciones», por Rosa María Sánchez

¿Nos identificamos con el cliché que se le asigna a las distintas generaciones? ¿Cómo son los jóvenes de hoy en día?
Rosa María Sánchez

Últimamente he estado estudiando y trabajando sobre la generación Z, o sea los nacidos más o menos entre el 1995 y el 2010. Pero antes de empezar con el contenido de este texto, me gustaría hacer un pequeño recorrido sobre las anteriores generaciones:

Generación pre-1946

Es decir, los nacidos antes de ese año, tienen por lo general una lenta adaptación al mundo actual. Sus vivencias históricas de conflictos armados vividos de cerca les condiciona y acostumbran a ser austeros.

ecoVitab

Los BabyBoomers

Son todas las personas que han nacido entre 1946 y 1964. Su infancia fue con la televisión y la radio y posteriormente vieron la llegada del fax, los móviles y ordenadores. Suelen ser ambiciosos y su contexto histórico fue de paz y expansión demográfica.

La conocida como Generación X

Es decir, los nacidos entre 1965 y 1979. En España fueron testigos en primera persona de la transición y la crisis de 1973, además de vivir el nacimiento de internet o las redes sociales. Como comportamiento general, su rasgo social característico es la obsesión por el éxito.

Generación Y o Millenials

Para los que nacieron entre 1980 y 1999. Es un conjunto de población acostumbrada a internet y el comercio online, además de los videojuegos. Suele tener un comportamiento de frustración habitual.

La Generación Z

Por último, este concepto recoge a todos aquellos nacidos a partir del año 2000. Son ciudadanos nacidos en el siglo XXI y tienen una gran capacidad de manejo de las tecnologías, así como de rápido aprendizaje. Como rasgo social más característico encontramos la irreverencia. Además, es la que menos valora la familia y apenas muestra preocupación por el medio ambiente.

Cada uno que piense lo que quiera y si lee esto, por ejemplo, si se siente identificado según su edad con la palabra clave de cada generación. Podemos considerar las dos primeras generaciones como los abuelos actuales, austeros cuanto más viejos y ambiciosos cuanto más jóvenes. Tras estos, los padres, las dos siguientes generaciones: obsesión por el éxito o frustración habitual y por último los centennial, irreverentes.

A la generación Z le falta respeto y es insolente, no sé, no sé. Claro las generalizaciones deben quedar fuera, pero es lo que hacen en este estudio. Es curioso, los jóvenes de ahora han sido criados en su mayoría por los abuelos, con la incorporación de la mujer al trabajo. De la Generación X y más todavía en la Generación Y. Los han criado o bien personas austeras o bien personas ambiciosas. Luego dicen «dime de dónde vienes y te diré quién eres». Pero los abuelos no son personas, radicales, como las siguientes generaciones, donde es más patente el importar mucho, el obtener éxito o sentirse frustrados. Estas son características más fuertes, digamos, que te hacen más difícil vivir. Por eso como serán los nietos de estos abuelos, lo veremos en próximas generaciones. Lo que es evidente es que los jóvenes de ahora, nos hacen a los mayores un flaco favor al ser como son.

Que preparen las administraciones residencias porque lo hijos no se van a hacer cargo de los padres cuando estos sean mayores, por ejemplo. Y es muy importante su negación del medio ambiente. No son ecológicos, son tecnológicos. Y quieren estar además muy preparados. Por cierto, llevan a su espalda la crisis económica que afecto al mundo en 2008, y sus celebrados recortes de prestaciones que nos hicieron más pobres, estos chicos se han encontrado un paro crónico y un muy difícil acceso al trabajo que además es bastante precario.

Normal que sean como son, en definitiva, como es normal que por ejemplo la generación X fuera obsesiva con el éxito, en el contexto que la rodeó, aquí en España, la transición, abundante trabajo y posibilidades de mejorar en él, ese gran tinglado que es la política y que encumbró a muchos hombres y algunas en sus carreras, fue una época de nuevos derechos, de luchar por nuevos derechos, de ahí creo que es su obsesión por el éxito, no solo personal sino social.

Este es el contexto de los chicos y chicas de ahora: sin muchas esperanzas de trabajar y con un planeta Tierra contaminado. «Menuda herencia», pienso yo. Este acervado capitalismo que hemos vivido, los ha convertido en víctimas y de ahí su rebeldía. Intentemos comprender, somos herencia de los anteriores, y de lo que nos han dejado y de ahí sale nuestra idiosincrasia. No critiquemos a la ligera. Simplemente los humanos intentamos adaptarnos, incluso siendo irreverentes.


Telepizza Almansa
Telepizza Almansa

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *