09/08/2022

El periódico digital de Almansa

«LGTBfobia ¿rural? y sexilio», por Juan Milla

Muchas personas LGTB almanseñas hemos necesitado salir del pueblo para vivir nuestra sexualidad o nuestra identidad de género con más normalidad
LGTBfobia Almansa Entiende

Pensaba escribir este artículo hablando de que las personas LGTB volvemos al pueblo por navidad, como el turrón, y comparando la proporción de perfiles anónimos en Grindr con la de Tinder1. También imaginaba que iba a redactarlo en un tono más impersonal, pero me sorprendo utilizando la primera persona, quizá es lo que me toca si quiero hablar de este tema.


La cuestión es que estoy viendo La Veneno, me iban a quitar el carnet de marica2 si no la veía antes de que acabara el año. No se me asusten con los spoilers que voy por el capítulo 2. Pero justo este refleja la infancia de Cristina en Adra, un pueblo que fue pequeño en su momento y que actualmente tiene unos 25.000 habitantes. Imagino que nos sonará la cifra porque se parece a la de nuestra localidad. Y digo localidad porque claro, con esta cantidad de habitantes ni me atrevo a nombrarla pueblo, ni tampoco ciudad.

ecoVitab

En una escena una vecina le dice a Cristina que salga corriendo del pueblo en cuanto tenga la mínima oportunidad y que no mire nunca atrás. Mientras la veía se me ha agarrado algo en el estómago y me he dicho que tenía que ponerme a escribir ya. Porque uno de los temas de los que nos gusta hablar en Almansa Entiende es de esto precisamente, de la LGTBfobia rural y del sexilio

«Sexilio» es un palabro que nos hemos inventado desde el activismo, sin el permiso de los defensores de la RAE, para hacer referencia a la cantidad de personas LGTB que han tenido que abandonar su lugar de origen por el rechazo a su orientación sexual y/o su identidad de género. Este tipo de migración se produce tanto desde unos países a otros, como de entornos rurales o pequeños centros urbanos (como sería el caso almanseño) a las ciudades grandes. 

La causa ya la he dicho, la LGTBfobia, y la tenemos que entender en un sentido amplio. Víctima de la LGTBfobia no es solamente quien ha recibido bullying o a quien le han gritado «maricón» o «bollera» por la calle. Cualquiera que se haya pasado una parte de su vida temiendo las consecuencias de reconocer públicamente su orientación sexual o su identidad de género ha sufrido el estigma cultural de una sociedad que todavía sigue considerando la heterosexualidad como la norma. 

Salir de los entornos donde se sufre es una estrategia vital sana e inteligente. Así que la vecina de La Veneno no le estaba dando un mal consejo por mucho que yo me haya revuelto mientras la escuchaba. El problema es que la LGTBfobia es algo cultural, así que se da tanto en los pueblos como en las ciudades y los únicos espacios libres de ella son los que construimos conscientemente con ese propósito. Aun así, los entornos con más densidad de población conllevan necesariamente más cantidad de personas LGTB y algo más de anonimato.

Esto es lo que hace que muchas personas LGTB almanseñas hayamos necesitado salir del pueblo para vivir nuestra sexualidad o nuestra identidad de género con más normalidad. Algunas hemos necesitado alejarnos de los lugares en los que hemos crecido para conocer a más gente similar con la que construir espacios de libertad, a algunas esto nos ha permitido volver después a nuestros queridos entornos de origen y afirmar nuestra identidad sin tanto miedo a ser rechazadas. 

Para que Almansa ofrezca las oportunidades que de manera tan bonita reclamaba el artículo de este mismo periódico, Distancia, mudanza y lentejas de tu madre, es necesario que construyamos espacios de socialización donde las personas LGTB nos podamos encontrar y reconocer. Me pregunto cómo le habría ido a Cristina o, salvando las distancias entre nuestras historias personales, cómo hubiese sido mi adolescencia, si nuestra localidad organizara todos los años un orgullo LGTB3.

1 Tinder y Grindr son aplicaciones de contactos, Grindr es la más popular en el colectivo de hombres que tienen sexo con hombres mientras que Tinder es mayoritariamente utilizada por público heterosexual.

2 Aquí utilizo la reapropiación del insulto, una estrategia basada en dar connotaciones positivas a una palabra para desactivar su capacidad de ofender

3 Almansa Entiende lleva unos años organizando un orgullo LGTB almanseño para dar visibilidad al colectivo y sus reivindicaciones, aunque este último la pandemia no nos lo ha permitido. 


JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.