19/08/2022

El periódico digital de Almansa

«¿Por qué no nos salimos de la Unión Europea?» por Miguel Ángel Sevilla

Son muchos los motivos para permanecer en ella: estabilidad, progreso, cooperación frente a los embates de la globalización…
Miguel Angel Sevilla La Tinta de Almansa

Suele decirse que la Unión Europea (UE) se construyó con tres grandes objetivos: mantener la paz en la región, promover la cooperación y prosperidad socioeconómica de sus Estados y caminar hacia la unión política. Los consiguió. Desde el s. XVI no ha habido ningún periodo de paz más prolongado que el derivado de la creación de la UE. El momento actual, pese a todo, es el más próspero en la historia reciente del continente; nunca antes ha habido mayor integración y cooperación entre los Estados miembros. Sin embargo, hay posiciones euroescépticas, algunas de ellas con fuertes argumentos, que critican que la Unión Europea es opaca y antidemocrática. ¿En qué momento dejó de concebirse como útil?


¿Por qué no nos salimos de la Unión Europea?

Es probable hallar una respuesta en la austeridad de la crisis económica, la compleja gestión del Brexit, la deriva nacionalpopulista y reaccionaria de algunos Estados, su intolerable actuación ante la problemática migratoria o los insuficientes esfuerzos frente a la cuestión climática. Todo esto nos lleva a otra pregunta: ¿Por qué no nos salimos de la Unión Europea?

ecoVitab

Son muchos los motivos para permanecer en ella: estabilidad, progreso, cooperación frente a los embates de la globalización… Algunos de ellos, por grandilocuentes, pueden resultar lejanos. Analicémoslos desde nuestra perspectiva local.

En el periodo 2014-2020, la UE ha destinado 250 mil millones de euros al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) con el fin de fortalecer a las regiones más desequilibradas. Almansa ha recibido 5 millones de euros (el presupuesto anual del Ayuntamiento en 2020 es de 24 millones), y se han destinado, principalmente, a los proyectos Cerro del Águila (de restauración y puesta en valor del Castillo y casco histórico), Agua Viva (acondicionamiento del entorno del pantano) y Mercurio (adecuación del mercado municipal), así como a otras obras de mejora en la pista de atletismo, la piscina climatizada o, próximamente, la depuradora. En definitiva, la Almansa actual se construye gracias a los fondos europeos. Algo similar ocurre en nuestra comarca con el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

Las ventajas de la UE no son sólo económicas

Las ventajas de la UE no se limitan a lo económico, sino que abarcan todos los aspectos de la vida: libertad de circulación, asistencia sanitaria transfronteriza, protección de la competencia, moneda común en la eurozona, intercambios culturales y educativos (como el programa Erasmus), fortalecimiento en las negociaciones exteriores… En el plano jurídico son muchas las familias almanseñas que gracias al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) han defendido sus derechos ante las entidades bancarias en casos de cláusulas abusivas (como las cláusulas suelo, los gastos hipotecarios o el IRPH). También han recurrido al TJUE nuestras PYMES; por ejemplo, el Tribunal dio la razón a una empresa de calzado almanseña en un conflicto con una empresa austriaca sobre la utilización de su marca (STJUE de 5 de octubre de 2005, caso Bunker & BKR, asunto T-423/04).

La realidad es que ni la Unión Europea nos impone sus normas ni es antidemocrática. Su complejidad no es sinónimo de opacidad, y los beneficios que aporta, tanto a nivel nacional como local, son de enorme trascendencia. La inconformidad social debe transformarse en cambios que hagan evolucionar el proyecto europeo, no en una ruptura de consecuencias inimaginables. Por eso no debemos salir de ella.


JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.