09/08/2022

El periódico digital de Almansa

Elena de la Vara: «Implementamos el sexismo cuando asumimos que un niño que juega con muñecas es trans»

Almansa Feminista organiza unas jornadas de formación sobre feminismo de manera presencial y a través de YouTube
Almansa Feminista Charlas

El debate sobre los derechos de las personas trans ha dividido al movimiento feminista. Personalidades y especialistas del mundo de la política, el pensamiento, la literatura o el activismo y el colectivo LBTBI+ protagonizan, desde hace tiempo, una enconada controversia que tiene como trasfondo la definición de qué es «ser mujer». Elena de la Vara, graduada en Derecho, acudió a la ciudad almanseña el 17 de octubre, a realizar un coloquio acerca de esta controversia, invitada por Almansa Feminista.


La asociación realiza unas Jornadas de Formación sobre feminismo para sus socias y para todos los vecinos y vecinas de la localidad. Las próximas sesiones tendrán lugar el 7 y 28 de noviembre, a las 10:00 y hasta las 13:30 horas, en la Casa Festera. Las charlas serán retransmitidas en directo para todo el público desde el canal de YouTube de Almansa Feminista.

ecoVitab

La segunda de este ciclo de conferencias versará sobre prostitución, a cargo de Elena Simón; la tercera y última lleva por título ‘Violencia Invisible’, sobre los micromachismos, y la conferenciante será Aina Penyarroja.

Elena de la Vara, además de haber sido la primera invitada, es la vicepresidenta de la Red Feminista de Albacete y ha colaborado en múltiples páginas de temática feminista. Además, ha escrito diversos artículos para medios como: El Plural, Público o Tribuna Feminista.

La polémica de qué es «ser mujer»

Un tuit de ONU Mujeres (posteriormente eliminado) hizo que eclosionara el debate. En él se hablaba sobre «personas menstruantes» para referirse a la necesidad de acabar con los estigmas y tabúes sobre la regla. La publicación provocó la respuesta airada de feministas por todo el mundo, que acusaron a la institución de borrar a las mujeres por no escribir, directamente, esta palabra: «mujeres».

El debate en España también está siendo intenso. El PSOE afirmó, en un documento interno, que «si se niega el sexo, se niega la desigualdad que se construye en base a este hecho biológico [desigualdad por el mero hecho de ser mujer]». Pero la jueza y delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, afirmó que «incluir a las mujeres y menores trans no borra o desdibuja a las mujeres» y que ciertos mensajes feministas se acercan a postulados defendidos por organizaciones de extrema derecha como Hazte Oír («los niños tienen pene y las niñas vulva»).

Elena de la Vara: «Vamos a tratar conceptos que pueden resultar un auténtico follón»

Un sector del feminismo siempre ha visto con inquietud la plena equiparación de las personas nacidas con sexo biológico masculino pero que se identifican como mujeres, con las mujeres que han nacido con genitales femeninos. ¿Por qué? En esencia, es por temor a que se acabe desdibujando el propio concepto de lo que es ser mujer y que ello tenga consecuencias a la hora de implementar leyes sobre la violencia de género y otras políticas.

Elena de la Vara pone como ejemplo que, si bastara con que un hombre se identifique como mujer para considerársele como tal, la Ley no se le aplicará del mismo modo cuando agreda a su mujer. En este caso, ¿el maltratador podría, por tanto, no poder ser juzgado por un delito de violencia de género? La pregunta caló entre las asistentes a la conferencia. Algunas de ellas mostraron su incomodidad por estar de acuerdo tanto con los preceptos feministas como con los derechos de las personas transexuales. ¿Está de verdad tan reñido lo uno con lo otro?

«Este debate se produce desde el respeto, siempre», remarcó De la Vara, pues «afecta a personas que sufren, como las personas trans». Y reiteró: «No es una crítica, estamos debatiendo ideas y estamos a favor del libre desarrollo del individuo mientras no haga daño a nadie. Ése es un principio esencial del feminismo».

El origen de la confrontación: sexo y género

El choque entre unos y otros hunde sus raíces en dos conceptos que para el feminismo han sido siempre claves y diferenciados: sexo y género. El sexo, según estos preceptos, es una condición biológica (haber nacido con unos genitales masculinos o femeninos). El género, por contra, sería una construcción social que asigna a cada sexo un rol, «unos estereotipos que han servido como base para la opresión histórica de las mujeres», aclara la jurista.

En cambio, existen personas que han nacido con genitales masculinos, pero que «dicen sentirse atrapados en su cuerpo porque sienten inclinación hacia el rol asignado socialmente a las mujeres» (jugar con muñecas, vestir con faldas, llevar tacones, maquillarse, ser «femenino», etc). Esto, según Elena, significa que se está identificando con «imposiciones que nos oprimen». Y el feminismo lo que pretende es «acabar con estas opresiones».

Aclara que no está en contra de las personas transexuales. El problema, para ella, es que «estos papeles que se nos achacan a las mujeres perpetúan la desigualdad. Asumirlos no nos define como hombres y mujeres porque estos cánones, que devienen de una educación patriarcal, no se tienen por qué cumplir». En sus palabras, «estamos implementando el sexismo cuando asumimos que un niño que juega con muñecas es trans».

Por ello, De la Vara se sitúa en contra de la medicación y las cirugías de cambio de sexo como primera opción. Lo ideal sería, para ella, «no tener por qué hacerlo, aceptar tu cuerpo y vivir tu sexualidad». Del otro lado, los postulados feministas que se utilizan para acabar con la idea de que hay cosas de hombres y mujeres (la abolición del género) pueden resultar transfóbicos para algunas personas.

«Me han llegado a amenazar»

«Las cosas están muy caldeadas. A mí me han llegado a amenazar y decirme que van a sacarme las tripas», confiesa De la Vara, pero «yo creo en la reconciliación de ambos movimientos. No somos enemigos. La idea es que estemos de acuerdo con eliminar estos estereotipos y colocar a la mujer como el sujeto político del feminismo», concluye.

El quid de la cuestión es, al final, no promover enfrentamientos innecesarios entre ambos colectivos y luchar contra quienes niegan el camino de la defensa de derechos y libertades de todas las mujeres y personas LBTBI+.

Elena de la Vara realizó un recorrido histórico sobre la lucha feminista y expuso sus teorías sobre el género y el sexo largo y tendido. Para escuchar el coloquio entero y comprender el origen de este debate en su contexto, el vídeo completo se encuentra disponible en el canal de YouTube de Almansa Feminista.


JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.