ANÚNCIATE CON NOSOTROS

28/02/2024
la tinta de almansa noticias

El periódico digital de Almansa

Educación sexual, del tabú a recorrer los centros educativos de Almansa y la asociación de daño cerebral sobrevenido

Entrevistamos a Rocío Jiménez, psicóloga de la asociación Asexórate, quien anima a derribar mitos: «Las personas con discapacidad no son ángeles y pueden disfrutar de su sexualidad»
ADACE taller sexualidad

La educación sexual ha pasado de considerarse un tema tabú a protagonizar formaciones profesionalizadas en los centros educativos y asociaciones. La Asociación de Educación Sexual y Planificación Familiar de Castilla-La Mancha (Asexórate), ha impartido un total 8 charlas en Almansa en lo que llevamos de año, que han incluido a colegios e institutos públicos así como al Centro de Atención de ADACE (Asociación Daño Cerebral Sobrevenido) en la localidad.

Entrevistamos a Rocío Jiménez, psicóloga, sexóloga y la conductora de estos coloquios enmarcados en el ‘Proyecto de atención integral a la salud sexual y reproductiva en la provincia de Albacete’ de la entidad, financiados por la Diputación provincial. Ella defiende que el principal objetivo de Asexórate es el de educar y promover el derecho de las personas a tener una vida sexual y reproductiva plena, saludable y autónoma. «La sexualidad forma parte de nuestro día a día, así que hay que aprender a vivirla de la forma más sana y satisfactoria posible. Mi máxima es “vivir desde el placer es más interesante que desde el sufrimiento”», apunta. Para lograrlo, durante las formaciones se enfrenta a multitud de mitos extendidos que abarcan desde la infancia hasta las personas con discapacidad.

ecoVitab

En los institutos destaca que aún hay cierto desconocimiento sobre las diferencias entre género, sexo y orientación sexual. Por otro lado, «creen que los chicos tienen más deseo que las chicas, y eso es mentira. Depende de la persona como individuo. Además, a veces te encuentras con visiones simplistas de la sexualidad, como que en ella tienen que intervenir necesariamente los genitales, pero no es así», recalca. La sexualidad es mucho más, y en ella intervienen un conjunto de actividades y comportamientos relacionados con el placer que no se reducen únicamente a la penetración o al mero sexo.

En el caso de las personas con discapacidad o diversidad funcional, resalta que también hay creencias erróneas que hacen referencia a que no tienen sexualidad, son asexuadas o asexuales. «La sociedad piensa en ellos como ángeles o como demonios», ejemplifica. «Por un lado, se piensa que no tienen deseo sexual y, por otro, se dice “cuidado, que si les despierta no va a haber quien les controle”. Es necesario desmontar ya estos mitos», subraya.

En la actualidad, la sexualidad en personas con discapacidad ha saltado de nuevo a la palestra de la mano del actor Telmo Irureta. El premiado como el Mejor Actor Revelación en la gala de los Premios Goya 2023, aprovechó su discurso durante los galardones para visibilizar que las personas con discapacidad «también follamos». Sus declaraciones y la cinta que protagoniza han reavivado el debate sobre si es moral o no que existan «asistentes sexuales» para su colectivo, encontrando la férrea oposición del feminismo abolicionista de la prostitución.

Jiménez resuelve que «solo el hecho de poder hablar de la sexualidad en personas con discapacidad es un gran avance» porque, hace no muchos años, «esto no era un tema de conversación». En cualquier caso, alude a que «hay que conocer esas realidades de cerca para poder emitir una opinión y, aun así, creo que nadie tiene la verdad absoluta». Anima a que esta polémica no perjudique a la raíz, que es la necesidad de la existencia de asociaciones que se dedican a prestar un apoyo muy valioso a las personas de este colectivo, hombres y mujeres, tanto «para tareas como ducharles o cambiarles de ropa como para el desarrollo de su sexoafectividad».

En cuanto al tipo de coloquios y formación que realizan, la asesora explica que «es importante tener en cuenta de que cada colectivo de personas con discapacidad es muy diverso. No es lo mismo un daño cerebral que un retraso en el neurodesarrollo ni tampoco hay dos personas iguales». En ADACE, las personas usuarias tienen daños cerebrales adquiridos y en el taller impartido el 7 de febrero se trabajó principalmente la autoestima. «Imagínate, son personas que han perdido mucho. No han nacido así. Y, por ello, han sufrido cambios que en ocasiones les hacen tener inseguridades», expresa.

Ante estas situaciones la psicóloga anima a «ampliar el concepto de sexualidad» porque «el modelo actual es tan limitado y tan simple que cuando pierdes ciertas capacidades, piensas que ya no vales. Al ampliar el concepto te das cuenta de todas las posibilidades que tienes. Sí, habrá cosas que ya no puedas hacer, pero descubrirás otras muchas que sí, tanto para disfrutar de una sexualidad propia como compartida». Desde ADACE manifiestan que asistieron a una «sesión divertida e interesante» de una hora y media. En ella, las personas usuarias «pudieron hablar libremente de sus dudas y preocupaciones» y se abordó «la importancia de sentirse bien como uno mismo para obtener placer, tratando la sexualidad con normalidad y no como un tema tabú».

En cuanto a los centros educativos, Jiménez llevó a cabo otros siete talleres. Dos sesiones (el 9 de enero y el 16) en el IES José Conde García, otra en el CEIP Claudio Sánchez Albornoz (7 de febrero), en el CEIP Miguel Pinilla y CEIP Nuestra Señora de Belén (9 de febrero) y, finalmente, en el CEIP José Lloret Talens y CEIP Duque de Alba (1o de febrero). El alumnado recibió contenidos adaptados a su etapa de desarrollo.

«La educación que reciben depende de su nivel. Lo que se busca en 5º y 6º de Primaria es, sobre todo, que conozcan los cambios que conlleva pasar de la infancia a la pubertad. Les contamos qué va pasando y qué les puede pasar, no sólo a nivel anatómico, sino qué funciones tienen esos cambios, cómo gestionarlos, cómo manejar nuestras emociones con respecto a ellos, cómo mejorar la autoestima y el amor propio… También les explicamos los tipos de amor “básico” que existen, el amor familiar y hacia las amistades», relata Jiménez.

En Secundaria los contenidos varían y se dividen en dos etapas: 1º y 2º de la ESO y 3º y 4º de la ESO. Es en este momento cuando las profesionales comienzan a aportarles enseñanzas más enfocadas a la salud sexual y reproductiva. «Compartimos con ellos conceptos básicos que tienen que ver con la aparición (o no) del deseo sexual en esta edad. Dependiendo del nivel, sobre todo en los últimos cursos, los temas están más enfocados a las relaciones de pareja y sexuales. Cómo surgen, en qué consisten y, sobre todo, cómo cuidarse». En este sentido, revela que muchos jóvenes todavía confían en la «marcha atrás» como método para prevenir un embarazo. Por ello, es esencial que cuenten con la información correcta que les lleve a tomar las mejores decisiones.

En la misma onda, proporcionan información sobre salud menstrual. «Es importante, porque el otro día me vino una chica preguntándome si era normal sangrar al tomar pastillas anticonceptivas», ejemplifica. Sucede, en muchas ocasiones, que nadie les ha explicado a las jóvenes de manera concisa y efectiva los efectos de este tipo de medicaciones. Esto puede llevar a normalizar síntomas como sangrados esporádicos que pueden confundirse con la menstruación o interrupciones del ciclo que, si no se investigan, pueden llevar a enfermedades graves. «Son niñas de 15 años sin información y la necesitan», subraya.

Por otro lado, también imparten talleres enfocados a la educación de los sexos para el fomento de las relaciones positivas, equilibradas y satisfactorias entre parejas de adolescentes y jóvenes. La meta de Asexórate es que la población joven adquiera las claves del entendimiento: «Es importante reconocer las diferencias biológicas entre los sexos y trabajar en que no se conviertan en motivo de desigualdad», argumenta Jiménez.

En definitiva, Jiménez considera que «la educación sexual es todavía una asignatura pendiente» que no se aborda como debería. «Ya sea por desconocimiento o porque no se les ha enseñado en casa o en el centro educativo (lo más similar es tan solo el apartado de reproducción en la materia de Biología), lo que puede llevar a hacer que se interesen por buscarlo fuera. Y lo que viene de los amigos o de internet no siempre es malo, pero muchas veces no es bueno ni fiable… sin contar con lo que les enseña la industria del porno, que no deben identificar con la vida real». Por todo ello, la psicóloga considera «que la educación sexual debería incluirse dentro de la educación, aunque sea a través de estas pequeñas charlas».

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *