11/08/2022

El periódico digital de Almansa

Amenorrea nutricional en la mujer deportista

Es común creer que la amenorrea tan solo trae consigo pérdida de la función menstrual, pero conocemos ciertamente que cuando se manifiesta la amenorrea de origen hipotalámico debido a una insuficiente energía crónica, pueden aparecer otros problemas de salud asociados
Amenorrea mujeres deportistas

Las deficiencias nutricionales pueden ocasionar alteraciones fisiológicas como anemia, alteraciones óseas y musculares o pérdida de la función reproductiva, entre otras.


Una de las más comunes es la amenorrea o ausencia de menstruación, que afecta a un gran número de mujeres, viéndose una gran prevalencia en aquellas que realizan ejercicio físico.

ecoVitab

La menstruación indica que el ciclo menstrual se está llevando a cabo y, por tanto, que la mujer puede reproducirse. Sin embargo, sabemos que la ausencia de menstruación, desde el punto de vista nutricional, depende en gran medida del estatus energético. La amenorrea es un efecto colateral del fenómeno conocido como ‘baja disponibilidad energética’. La principal causa por la que esto sucede tiene su origen en la alimentación, concretamente en la ingesta energética.

Para comprender este fenómeno es imprescindible entender que la reproducción no es una necesidad biológica básica, dado que las funciones básicas son únicamente aquellas que nos permiten sobrevivir, como la respiración, la digestión, la metabolización, la excreción… Sin embargo, la reproducción es una función prescindible en momentos en los que se presente escasez de energía para mantener dichas funciones básicas.

Es común creer que la amenorrea tan solo trae consigo pérdida de la función menstrual, pero conocemos ciertamente que cuando se manifiesta la amenorrea de origen hipotalámico debido a una insuficiente energía crónica, pueden aparecer otros problemas de salud asociados que originen alteraciones como osteoporosis y depresión… Asimismo, sabemos que la duración del tiempo con «amenorrea» determinará el tiempo en recuperar la función menstrual, aunque aún no conocemos el carácter de la relación. Por tanto, debemos darle la importancia que merece a este hecho.

El tratamiento nutricional puede parecer sencillo. Si el problema principal es la escasez de energía, «ingiere más energía, y la menstruación volverá a aparecer», pero la presencia de los condicionantes asociados podría dificultar la recuperación. Un ejemplo muy común es la aparición de anemia, que puede retrasar la reaparición de la menstruación, lo que nos podría hacer pensar que el control de la ingesta energética no es suficiente, sino que hay otros muchos factores a tener en cuenta para solventar esta condición. Por este y otros motivos es imprescindible el abordaje interdisciplinar entre médicos y dietistas-nutricionistas, a fin de aportar el mejor tratamiento en base a la información recopilada por cada una de las partes.

Para concluir, me gustaría poner de manifiesto, en primera instancia, la importancia del adecuado manejo de la alimentación en la mujer deportista para disminuir el riesgo de que esta condición y sus patologías asociadas aparezcan ya que, en definitiva, ponen en juego su salud; y en segundo lugar, respecto a las profesionales, destacar que la comunicación entre el equipo experto (entrenador, médico, nutricionista…) es imprescindible para conocer en cualquier momento de la temporada el estado de salud de la deportista, tanto desde el punto de vista físico como anímico.

Quizás te interese: 


JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.