28/02/2021

Periódico digital de Almansa

Emperrados | Diputación de Albacete

Juan Manuel Jurado: el poeta inquieto

Rosa María Sánchez entrevista al escritor almanseño, el cual tiene un currículum literario formidable y un tintero cargado de lecciones
Juan Manuel Jurado Almansa
Talleres Vicente Soriano

Su voluntariado INVOLVE, dice fue una experiencia inolvidable, durante dos años y por varias semanas, acudió a Ciudad de México para colaborar en un proyecto cuyo fin era la generación de oportunidades para chicos y chicas socialmente desfavorecidos que habían abandonado tempranamente su proceso educativo. Decir que todo está incluido en su blog: geografiadelafrontera.es. Me empapé del blog y de ahí surgieron preguntas y respuestas muy interesantes.

Opticalia Visión Almansa
 
Tomas Catalan

Le pregunto que qué prefiere: sus «70 Palabras», «Cartas al amanecer» o «Refranero»… Contesta que el proyecto de «70 Palabras» de microrrelatos es al que actualmente dedica más énfasis, y que resulta atractivo al lector. Ya sabemos, si es muy largo en los móviles no lo leemos, hay que adecuarse a los tiempos y Juanma Jurado, ha sabido adaptarse a ellos. Con un currículo literario formidable, Juanma Jurado tiene 15  premios literarios, participación en 6 antologías colectivas y 10 libros publicados así como muy diversas colaboraciones.

Kadylux Electronics
 
Pollos Joaquín
 
ecoVitab

Sobre «Belleza Plena», otro apartado de su blog, ¿recordáis el «Abierto de Fotografía de Almansa»?, pues él formaba parte, siendo éste un evento que nos trajo la obra y la presencia de importantísimos artistas. Además, parte de su creación literaria está ligada a la obra fotográfica de Antonio Real. También probó con ser pintor, aunque dice no haber sido llamado a seguir ese camino, de todas formas adora los museos especialmente la pintura prerrafaelista, un movimiento artístico en el que se desarrolla su última novela.

Copiplus Almansa
 
MBVB Arquitectos

Sobre sus publicaciones, dice que todas las obras tienen un sentido y un horizonte pleno de ilusión, desde su primer poemario «Apuntes del crecimiento», pasando por su primera incursión en la novela con «El sillón azul». Añade que quizá la novela «La mujer del pintor» que supuso un gratificante ejercicio de meses de exploración previa en la vida de Goya, sea la que más satisfacciones le regaló, pues su publicación también tenía un fin solidario con la lucha contra el maltrato machista a través de AAMA (Asociación de Ayuda a la Mujer de Almansa). Pero confiesa que existen producciones aun inéditas que, también, le han procurado momentos de enorme deleite creativo.

En cuanto al compromiso dice: «Evidentemente, mis convicciones políticas y sociales me hicieron dar el paso de asumir un compromiso con la ciudadanía. Si alguna “debilidad” ha movido mis actos durante mi existencia ha sido la cultura. Creo firmemente que solo a través de ella podemos ejercer la crítica y evitar la manipulación. Las sociedades cultas son sociedades libres». 

Por último, en su blog dice: «Nació con la vocación de ser altavoz político en mi etapa de concejal y a ella se fue añadiendo poco a poco, la voz de la cultura y la creatividad que siempre me han acompañado». De aquellos días de política municipal dice conservar sabores «agridulces». Aunque lo que no disminuyó en Juanma Jurado «ni antes, ni durante, ni después de aquellos años, es la inquietud por el permanente anhelo de aprendizaje».

Sobre la pandemia: «Imagino que los sentimientos e incertidumbres con los que he vivido y vivo esta situación son similares a los que, en mayor o menos medida, compartimos todos». Añade además: «La instalación del miedo como algo cotidiano y la drástica modificación de nuestra forma de vivir y relacionarnos nos ha cogido sin elementos de reflexión; no creo que nada de esto nos termine haciendo mejores, como, a lo mejor, algunos pensaban al salir a aplaudir en los balcones».

Para mí, toda una lección la de Juanma Jurado, creo que no hace falta añadir nada más a esta entrevista.

70 PALABRAS

Los dedos

Las puntas de sus dedos dibujaron con perfección el perfil de sus labios. Con sus yemas supo recorrer, de manera infinitamente dulce, la verticalidad de su cuello, llegar a sus hombros, reconocer los pliegues de la piel que le hablaba y caminar sin perdida por la curva de sus pechos al encuentro de su cima.

Al fin y al cabo, ser un empedernido lector de Braille debía tener sus ventajas.

Archivado en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

Una respuesta

  1. En lo poco que puedo conocer a Juan Manuel, me impacta su capacidad de atenta escucha, su sensibilidad e intuición y su alto nivel de consciencia e interés por prácticamente todo aquello que acontece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *