ANÚNCIATE CON NOSOTROS

21/02/2024
la tinta de almansa noticias

El periódico digital de Almansa

Alonso de Pina, olvidado promotor de ‘Casa Grande’

Más de cuatrocientos años después ahí sigue don Alonso, en lo más alto de la Casa Grande, en la cúspide de la sociedad almanseña
alonso de pina almansa

El palacio de los condes Cirat, sede del Ayuntamiento de Almansa, popularmente conocido como «Casa Grande», es una de las joyas arquitectónicas de nuestro patrimonio histórico-artístico, y la más destacada de entre las escasas casas solariegas que hoy subsisten. Sobresale la fantástica portada manierista con un gran escudo heráldico, y en el interior sorprende el magnífico patio renacentista. Su autoría se atribuye al arquitecto jienense Francisco del Castillo el mozo. Imagen principal: Busto de don Alonso de Pina. A ambos lados se lee su nombre y, en la cinta de su frente, ESCIPION | Paulino Ruano Díaz.

Su construcción fue promovida en el año 1575 por don Alonso de Pina IV, líder de la familia Pina, la más importante en la Almansa del siglo XVI. El edificio se situó en el centro urbano, con la iglesia a un lado y el ayuntamiento al otro, en un lugar ocupado hasta entonces por un mesón – mancebía también propiedad de don Alonso, y que el concejo le había obligado a trasladar a causa de las molestias ocasionadas a fieles y vecinos.

ecoVitab

Tras el traslado quedó un solar vacío en inmejorable lugar, y para evitar que el concejo se apropiase de él, don Alonso decidió levantar allí mismo su fantástica casa – palacio, la «Casa grande». Verdaderamente tenía motivos para desconfiar. El solar anexo había pertenecido a su tío y antecesor en el liderazgo de la familia, don Alonso Pina II, y de la misma manera le fue requisado por el concejo para construir allí la iglesia de la Asunción.

La nueva casa-palacio de don Alonso de Pina IV, presidida por el gran escudo heráldico familiar, pasó a desempeñar la función física y simbólica de «casa y solar» del linaje Pina. En ella quedó fijada para siempre, en el centro neurálgico de la villa y a la vista de todos, la fuerza de los miembros presentes y futuros de la familia y de su misma persona, que nunca sería desalojada de aquel privilegiado lugar.

Su espectacular portada ha atraído desde siempre las miradas de vecinos y visitantes. Algo concebido expresamente por don Alonso de Pina IV, que hizo colocar su propia imagen en el frontón, el lugar más elevado de la portada. Pese a la evidente poca calidad de la talla, el rostro barbado y fiero, el movimiento de la amplia capa, el broche de cabeza de león, la mano en alto… muestran a las claras su elevada condición, reafirmada por la altura a la que se halla.

Casa Grande de Almansa historia
Casa Grande en 1927. En el frontón triangular superior se aprecia el busto de don Alonso de Pina IV. Imagen: Fondo Luis Escobar.

Ciñe la frente del busto una cinta con el nombre de Escipión, es decir, Publio Cornelio Escipión «africano», general romano vencedor de los cartagineses en la Segunda guerra púnica. De este modo don Alonso se asimilaba a este héroe clásico cuyas virtudes hacía suyas, como si de un nuevo Escipión victorioso se tratase. Aunque ahora sus enemigos no eran los cartagineses sino los miembros del concejo local, derrotados en el intento de arrebatarle su patrimonio. La clave de esta interpretación se halla a las espaldas del busto, donde aparecen grabadas dos inscripciones ocultas. Su propio nombre: DON ALONSO DE PINA; y la fecha de construcción de la Casa-palacio: 1575. Este mensaje quedaba oculto en la época, aunque hoy una sencilla fotografía con una buena cámara permite desvelar este secreto (aunque hay otros más).

Por estas razones, tal vez sea más correcto denominar al edificio «palacio de don Alonso de Pina», su promotor y primer propietario. Y es que más de cuatrocientos años después ahí sigue don Alonso, en lo más alto de la Casa Grande, obligando a todos los habitantes pasados, presentes y futuros a caminar a sus pies bajo su figura, ocupando un lugar eterno en la cúspide de la sociedad almanseña.

Para saber más:

ARRÁEZ TOLOSA, A. y MARTÍNEZ GARCÍA, Ó. J. (2017). «Emblemática, escultura y clasicismo en la fachada manierista de la Casa Grande de Almansa». Revista Al-Basit, n.º 62. IEA. | LÓPEZ GUZMÁN, R. (1994). El Palacio de los Condes de Cirat y el manierismo andaluz. Cuadernos de estudios locales, n.º 11. Asociación Torre Grande, Almansa. | MARTÍNEZ GARCÍA, Ó. J. (2019). Un palacio manierista en Almansa. La Casa Grande de Alonso de Pina. IEA. | PEREDA HERNÁNDEZ, M. J. (2013). Almansa. Desde los Reyes Católicos hasta la transición. Asociación Torre Grande, Almansa.

Quizás te interese:

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *