ANÚNCIATE CON NOSOTROS

27/05/2024

El periódico digital de Almansa

Rafa Tomás, una vida de pasión y humildad ligada al basket

«Queremos ser el espejo del chaval de cantera, que sepa que tiene un equipo en el que poder jugar el día de mañana»
rafa tomás almansa basket

Entrevistamos a toda una institución del baloncesto local, una persona que con esfuerzo desinteresado y pasión por el basket ha dedicado 34 años de su vida a este deporte, asentando así los cimientos de un club que hoy recibe todos los halagos de la región. Hoy charlamos con Rafa Tomás, el entrenador de la pasión y la humildad. 

Cuando el basket local estaba en el cole

Rafa Tomás nació un 19 de noviembre de 1971. A día de hoy tiene 50 años, de los cuáles 34 han sido dedicados al baloncesto. El entrenador recuerda con cariño cómo inició su relación con este apasionado deporte: «Estábamos en el colegio y mi profesor Don Ignacio preguntó a la clase que quién quería apuntarse a fútbol, a lo que casi toda la clase levantó la mano. Cuando preguntó que quién quería jugar al baloncesto levantamos la mano unas seis personas».

ecoVitab

Por entonces el baloncesto local era muy distinto al actual, el club seleccionaba a los mejores jugadores de cada colegio y los metía a competir. «Recuerdo que un sábado vinieron Garri y Paco Megías, me vieron jugar y me eligieron. Empecé a entrenar con 16 años».

Desde ese momento, Tomás, que reconoce empezar tarde en el club, ligó su vida al basket. Aunque su primera temporada fue anecdóticamente distinta a las demás: «En mi primer año éramos 13 jugadores, en el baloncesto solo podías registrar 12 fichas. Sobraba uno, qué casualidad que fui yo el elegido», recuerda Rafa entre risas.

De todas formas, Eduardo Millán, que era el entrenador por la época, decidió que Rafa se tenía que quedar con él como segundo entrenador, para así no perder el contacto con su grupo de compañeros y amigos. «Al año siguiente, Millán me dejó entrenar yo solo al equipo mientras él se encargaba de su otro club. ¡Eran de mi misma edad! Estaban Jose López, de Leonardo; Jose Luis Megías, el joyero; Joaquín Sánchez, el periodista… Así fue mi comienzo dirigiendo en el banquillo, con los jugadores de mi quinta», narra Tomás.

Toda un vida dedicada al baloncesto

Hasta hoy, nuestro protagonista no dejó nunca el baloncesto, compaginando incluso varios equipos, tanto de categoría Senior como de la cantera. «Ha habido buenos momentos y malos, pero siempre he estado ligado al básquet. Ahora la vida va pasando, tengo familia, me casé hace seis años y ya tengo dos nenes. Aun así, las ganas de baloncesto siempre están ahí».

Si algo lamenta Rafa (de manera simpática) tras tres décadas de entrenador y jugador es no conservar la mejor memoria: «He entrenado a tantos chavales y a tantos equipos que a veces voy por la calle, la gente me saluda y aunque respondo por educación, muchas veces no sé quién me ha dicho hola», afirma con una sonrisa.

Tantos años lleva Rafa ligado al baloncesto que incluso ya entrena a los hijos de los jugadores del pasado. «Es difícil describir cómo me siento en estas situaciones. Es una mezcla de nostalgia y felicidad. A veces pienso: ‘¿qué hago aquí todavía?’. Pero en realidad siempre queda un sentimiento de orgullo».

«Los Lakers Almanseños»

Rafa Tomás dice que la experiencia es un grado, pero que hay ocasiones en las que se siente fuera de lugar. Quién lo diría cuando esta temporada está dirigiendo a un equipo senior que tan solo lleva dos derrotas en toda la campaña: el CB Almansa B. Le preguntamos por ello y él contesta: «En principio el equipo se creó para ofrecer buen baloncesto a la ciudad. Lo sigo pensando. Hacía tiempo que no teníamos un equipo hecho por chicos de Almansa. Es cierto que el primer equipo merece toda la alabanza por su trabajo, pero al fin y al cabo es otra forma de entender el deporte, más profesionalizado y con jugadores de fuera. Nosotros queremos ser el espejo del chaval de cantera, que sepa que tiene un equipo en el que poder jugar el día de mañana».

Desde La Tinta no nos hemos cortado un pelo al bautizar a este grupo como «los Lakers almanseños» y es que no merecen menor cumplido, más aún al conocer cuáles fueron sus orígenes. Rafa lo explica: «El equipo comenzó con un grupo de chavales que se juntaban día sí día también en la cancha del ‘parque de la vía’. Ellos decidieron hacer el equipo, se lo comentaron al club y se pusieron en contacto conmigo para saber si estaba dispuesto a entrenarlos. No me lo pensé, me hizo mucha ilusión ya que a todos los he entrenado siendo más pequeños. Comenzamos con el único objetivo de pasarlo bien, de disfrutar del deporte y de los compañeros. Los entrenamientos comenzaron bien y las victorias se encadenaron una tras otra. El primer partido lo jugamos en Tomelloso y ganamos en la última jugada, quién nos iba a decir que íbamos a estar en esta situación privilegiada».

El objetivo deportivo actual del CB Almansa sigue siendo el mismo: disfrutar del basket, pero es inevitable pensar en el ascenso: «Si te pones metas muy altas, la caída es peor, es mejor ir poco a poco. Aun así vamos segundos y es imposible no pensar en el ascenso. Todo apunta a que la temporada se resolverá en el último partido, en el que Hellín y nosotros nos jugaremos el primer puesto, lo cual sería muy importante de cara a los play-offs».

Una afición entregada a su equipo

Rafa Tomás no duda ni un segundo en agradecer el apoyo incondicional que ha recibido el equipo durante toda la campaña: «Somos un equipo humilde y amateur, del que nadie cobra. Nos esforzamos como el que más y siempre es bueno tener a tu afición detrás. A todos nos gusta que nos aplaudan, ver que la gente agradece el esfuerzo es el mejor premio. En Almansa siempre reunimos a cientos de personas, pero es que en Hellín, en la disputa de la copa, llenamos la grada de familiares y amigos. Esa es nuestra afición, nuestra gente, la que nos valora», afirma Tomás con tono orgulloso.

Una final en Madrid contra los más grandes

Uno de los grandes éxitos de Rafa Tomás en categorías de cantera fue llevar al equipo juvenil de Almansa a la final nacional en Torrejón, en el que compitieron junto a gigantes del basket como el UCAM Murcia o Real Madrid. En ese viaje, el entrenador local guardó una bonita anécdota con Luka Doncic, la actual estrella de la NBA.

«Recuerdo que la fase final de la región para acceder al torneo de Madrid se jugó en Almansa. El pabellón estaba lleno a rebosar, con toda la gente animando, bombos y bocinas nos acompañaron desde la grada. ¡Era un partido de juveniles y la Bombonera estaba a reventar! Conseguimos ganar al Alcázar de San Juan, el equipo favorito que además venía con el entrenador muy picado. Remontamos 16 puntos al favorito y nos enfrentamos al Toledo en la semifinal que nos daba el pase al torneo de Madrid. Hubo invasión de cancha, la gente nos felicitó mucho e incluso me metieron con la ropa a la ducha [risas]», recuerda Tomás con intensidad y alegría.

La anécdota con Luka Dóncic

El viaje, de varios días, se recuerda con mucho cariño, ya que el equipo pudo disfrutar de unas jornadas de convivencia en hotel, visitando el pabellón del Movistar de Fútbol Sala y compitiendo contra jugadores que tras años acabarían en ACB e incluso en la NBA. Es aquí cuando Rafa guarda una bonita anécdota con Luka Dóncic.

«Una tarde no teníamos nada que hacer y obligué a mis jugadores a acudir a ver al Real Madrid, ya que había un jugador muy joven que despuntaba notablemente y del que había oído hablar: Luka Dóncic. Cuando acabó su partido, me acerqué al lugar de la grada donde estaba el crack con su madre, nadie le hacía caso. Le pregunté si se podía hacer una foto conmigo y en su cara vi una reacción de gran sorpresa, el chaval se sentía extraño haciéndose fotos con la gente, me dijo: ‘¿me pides una foto a mí? Si no soy nadie’».

Rafa Tomás ha guardado esa foto hasta hoy, a la cual le guarda mucho cariño. Fue una de las primeras personas que se fotografió con una estrella mundial. Aun así el mejor recuerdo para él son los nombres de sus jugadores en ese campeonato: Samu, Herminio, Choky, Vidal, Comitre…

Una nueva etapa

¿Qué deportes sigue Rafa Tomás? Él reconoce ser un apasionado del mundo deportivo, pero también admite que a día de hoy le es difícil seguir la actualidad ya que su televisión solo emite «La Patrulla Canina» y otros dibujos animados. «Mi vida es para mis hijos, tengo un nene de cinco años y una nena con dos y la tele es totalmente suya», asume entre risas y añade: «la vida son épocas, y ahora, aunque tarde, estoy feliz de haber sido padre y mi vida y mi pasión es estar con mis dos hijos».

Rafa Tomás seguirá dirigiendo al CB Almansa B en lo que resta de temporada, final que se presenta de puro infarto y que desde este periódico cubriremos con el máximo interés.

Humilde, cercano y apasionado. Uno de los mejores representantes del baloncesto en nuestra ciudad. La cual rebosa de pasión por este deporte gracias, principalmente, al esfuerzo que durante décadas han realizado personas como Rafa Tomás.

ecoVitab

Quizás te interese:

Archivado en:

Un comentario

  1. A mis 70 años aún añoro los únicos partidos de baloncesto que he jugado (mal por mi torpeza), hace la friolera de 35 años más o menos (media vida en mi caso). Se trataba de unos encuentros semanales que disputábamos alumnos contra maestros en el gimnasio del C. P. Claudio Sánchez Albornoz, y en los que tuvimos ocasión de disfrutar de las filigranas de Rafa Tomás, Piqueras, Carrión y otros muchos alumnos del Ciclo Superior de E.G.B. ¡Qué buenos alumnos y qué grandes recuerdos conservo de ellos! Ni que decir tiene que nos ganaban la mayoría de las veces, por no decir todas.
    ¡Rafa, siempre has sido una gran persona!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *