19/08/2022

El periódico digital de Almansa

Vicente García, administrador del albergue, rompe su silencio y cuenta todo lo vivido sin tapujos

Un punto de vista nunca publicado sobre los últimos años de historia del albergue municipal: «He llegado a recibir llamadas amenazantes»
Vicente García albergue almansa

Él es Vicente García. Un vecino de Almansa cuyo destino le ha llevado a ser figura pública, aunque él nunca quiso serlo. Desde que se convirtió en el administrador del albergue municipal ha tenido que soportar ataques políticos y mediáticos de todo tipo de manera reservada. Esto ha sido así hasta ahora. Hoy Vicente García rompe su silencio en La Tinta de Almansa y cuenta todo lo sucedido desde que comenzó a encargarse del albergue municipal. Deudas, traiciones, lágrimas, objetivos cumplidos y vidas animales salvadas. Este es el resumen de la conversación que se mantuvo.


Pregunta: Cuéntanos el inicio de tu historia con el albergue.

Respuesta: Lo primero de todo: yo no quería el albergue. Salió la licitación y no me presenté. Tras el fallecimiento de la mujer encargada, su marido acudió a mí para ofrecerme la gestión del albergue. En un principio me negué, pero finalmente, ante su insistencia, estudié el proyecto y me pareció que podía llevarlo hacia adelante.

ecoVitab

Tras esto, empezó el calvario de la documentación, ya que es mucha, complicada y con una gran carga de impuestos, así como de un enorme aporte económico por parte del administrador.

P: ¿Cuál era la situación del albergue cuando llegaste?

R: Antes de nada, quiero decir que pienso que tanto Ayuntamiento como antiguos gestores del albergue han hecho todo lo posible para mantenerlo en genial estado. Pero ahora creo que los fondos son insuficientes si tenemos en cuenta la normativa vigente.

Cuando lo cogimos teníamos 80 perros y una veintena de gatos aproximadamente. El pliego de condiciones decía que el máximo de almas vivas total debía ser de 50. Estaba un 30% por encima de lo que debía. 

El Ayuntamiento daba 3.417 euros mensuales para llevarlos de la mejor manera posible. En la partida económica que se adjudicó al adjudicatario más barato hubo, en mi opinión, un error. Ya que no se valoraba el sueldo del trabajador, que son 1000 euros más al mes. Es decir, sobre el 33% de la aportación económica del Ayuntamiento se va solo con recursos humanos. De esta forma, empezamos a trabajar con un déficit mensual del 60%.

P: ¿En qué estado se encontraban los animales?

R: Había muchos animales y estaban en mal estado, hacinados y muchos de ellos atados con cadenas.

Al pasar las dos primeras semanas, fui una tarde de sábado a ver a los animales. Fui yo solo porque quería ver que me decían, con sus gestos, con su mirada. Acabé llorando. Había mucha tristeza y desolación. Trasmitían un mensaje: «Cuanto antes me muera, mejor». Parecía un campo de concentración.

P: Entonces fue cuando entró en escena la asociación alemana, ¿no?

R: Semanas después de ese día tan marcado. Tuve la tremenda suerte de que apareció la asociación alemana «Suris Stiftung» de la mano de Marina Van Loon, quienes tenían intención de adoptar a un gran número de animales. En este momento reuní a todas las partes implicadas: Adopta Mascotas como asociación de defensa de los derechos de los animales, a la veterinaria Mercedes Cuenca y a Marina van Loon por parte de Suris Stiftung.

Les pregunté qué querían hacer con el albergue. El equipo veterinario quería llevar el aspecto técnico, Marina quería adoptar animales y prometió una gran aportación económica para mejorar las instalaciones del albergue que nunca hizo. La primera prepararía los animales y la segunda los adoptaría.

Vicente García Albergue
Vicente García: «Creo, aunque no quiera hacerlo, que todo lo sucedido ha sido provocado por Marina van Loon»
P: ¿Cuál fue el detonante para que Marina van Loon se volviera contra ti?

R: Creo que todo empezó con los costes en servicios veterinarios. Siempre han sido muy altos. Teníamos muchas pérdidas por ellos. Esto es porque los perros que llegan al albergue no han salido «del salón de su casa», sino que pasan días perdidos, llegan famélicos, con lesiones, heridas, gangrenas… Todos estos costes no previstos en el mantenimiento del albergue hacen que la situación sea complicada.

Me reuní con la veterinaria y le confesé que no podíamos hacer frente a tanto gasto. Necesitábamos reducir costes. Por ejemplo, al haber menos perros, me vi obligado a reducir las horas laborales de Pepe, nuestro trabajador.

Cuando trasladé esta inquietud de reducir gastos veterinarios a Marina, ella lo vio con malos ojos. Fue a finales del 2019 y creo que este fue el detonante que causó todo el devenir de la situación de los últimos meses. Y digo «creo» porque no tengo la certeza, no me quiero creer que Marina esté en la raíz de todo esto, pero todo apunta a que sí.

Creo que fue ella quien avisó al inspector de la cámara agraria y la que puso en marcha toda la maquinaria que ha provocado consecuencias dramáticas. ¿Por qué digo dramáticas? Porque los perros ya no son adoptados por la asociación y se quedan en el albergue.

lesión perro
«Muchos perros que entran al albergue tienen lesiones muy graves y los gastos veterinarios son muy altos»
P: Entonces, ¿piensas que todo esto está intencionalmente provocado por alguien?

R: Sí, así lo creo. No creo que el inspector se levantara ese día y dijera: «¡A por Vicente!». No me creo eso. Tampoco creo que fueran las asociaciones ni los partidos políticos. Pero alguien tuvo que encender la llama. Tristemente, creo que fue Marina Van Loon.

P: ¿Qué opinión tienes de los partidos políticos que te han atacado?

R: Pienso que tanto el PSOE, de la mano de Pablo Sánchez y Javier Boj, como Izquierda Unida, con Ibáñez y Fernández, han visto el río revuelto y han pensado: «A ver qué pescamos». Ellos empezaron con una campaña de mala publicidad, oportunista, amarillista y mentirosa, sin ninguna necesidad.

Recuerdo artículos y declaraciones sin sentido de estos partidos. ¿Cuándo hemos matado o maltratado animales? ¡Si me estoy arruinando por ellos! Todavía tengo que aguantar comentarios que dicen que me estoy enriqueciendo. ¡Por favor! Duele mucho escuchar mentiras, más aún cuando hemos hecho todo lo que se ha podido por el albergue.

Nuestros representantes políticos deberían velar por los intereses de sus ciudadanos y de sus animales. Debían haber propuesto, haber preguntado y ayudado; no atacar al administrador del albergue. ¿Qué sentido tiene «atacar a Vicente»? ¿En qué hemos avanzado? Que no me diga ni Pablo Sánchez, ni Boj, ni Ibáñez, ni Fernández que se sienten bien después de atacarme con todas las mentiras que han dicho. ¿Por qué lo habéis hecho? ¿Para conseguir aumentar vuestra posición política? ¿Cuánto os va a durar? ¿Un mes, dos meses? Ahora que el inspector ha resuelto que está todo en regla, que no matamos animales, que no los maltratamos, que están gordos de lo bien que comen, ¿qué vais a decir?

P: ¿Qué te ha costado el albergue?

R: Me ha costado una gran cantidad de dinero, esfuerzo y horas de trabajo no remuneradas. Además, me ha costado muchos disgustos. Los más grandes, aquellos provocados por noticias no contrastadas en absoluto, falsas en un 90%, firmadas por Luis Bonete en ese periódico que se imprime. Y yo me pregunto: ¿por qué? ¿Por qué no preguntaste si era cierto? ¿Por qué te quedaste con solo una versión de los hechos?

Albergue municipal almansa
«Nunca se nos ha intervenido por razones sanitarias»
P: Tras una inspección de Agricultura, se intervino el albergue. ¿Fue por motivos administrativos o cuestiones sanitarias?

R: Quiero dejarlo muy claro: En ningún caso fue por razones sanitarias. En ningún caso. Fue por cuestiones administrativas. Concretamente, por falta de unos documentos de transporte llamados TRACES. Ese es el documento que nos llevó de cabeza.

De esta forma, el inspector dijo: «No veo la documentación necesaria». Respondimos: «Tenemos todos los documentos». A lo que él contestó: «Pero tiene que ser en este formato». Y sin problemas, los pasamos a su formato establecido. También es verdad que nunca nos pedía de forma del todo exacta lo que quería.

Tras entregar todo lo que se nos pidió y con la «reapertura» del albergue, le pedí como favor al inspector, ya que estábamos sufriendo una gran presión política y mediática, si podía hacer una mención donde dijera que todo estaba bien y que solo faltaban documentos administrativos. Él me dijo muy fríamente: «No, solo me dedico a hacer notar lo que está mal, lo que está bien, está bien».

Además, el albergue nunca se cerró. Se le llamó así pero no transmite la realidad. Simplemente teníamos que informar al inspector de nuestros movimientos (salidas y entradas de animales) durante el tiempo que se realizaron dichas inspecciones.

P: ¿Qué hubiera pasado si el Ayuntamiento hubiera cedido a las críticas y hubiera rescindido el contrato?

R: Pues supongo que nada, como en ocasiones anteriores se cambia el adjudicatario siguiendo el procedimiento legal y ya está. El primero que puso el cargo a disposición de la autoridad fui yo. Tengo la conciencia tranquila. Si me he saltado alguna norma, sólo ha sido para salvar la vida de algún animal.

Pero si se hubiera rescindido el contrato de un día para otro, se habría producido un problema. Pues el albergue se empieza a trabajar con 20 días de antelación. Hay que comprar pienso. Hay que tener las licencias en regla. Contratar seguros. Hay que tener un vehículo. Es decir, el albergue creo que no se puede coger de un día para otro.

P: ¿A cuánto asciende la deuda media del Ayuntamiento con el concesionario?

R: Dado que la administración paga después de cuarenta y cinco días de la fecha de la factura, siempre están pendientes de pago dos facturas y adelantados dos meses y medio de costes.

P: ¿Dónde se han metido Marina van Loon y la asociación alemana?

R: Han desaparecido. Marina no contesta llamadas, pese a ser consciente de la importancia de su silencio. Hay muchos documentos que se nos están pidiendo que están en su poder (TRACE). No nos los da, porque, creo, no quiere.  Pero, sujétate a la silla, ahora la asociación utiliza a otra persona que vino a mí de nuevo para adoptar a perros. Lo he descubierto gracias a las redes sociales.

De todas formas, el inspector ha decretado que las asociaciones ya no se pueden llevar perros, solo pueden adoptar particulares. Intentaré hablar con él para que nos los deje sacar porque los animales estarán mejor.

P: Dentro de esa campaña mediática de ataques apareció un vídeo sospechoso del albergue en muy malas condiciones: comida agusanada, gatos en mal estado… ¿Fue un montaje? ¿Quién crees que fue el autor o autores de ese video?

R: Lo primero que hay que decir de este episodio es que el SEPRONA, movido por la campaña mediática, decidió hacer una inspección. El cuerpo valoró 50 puntos dentro su examen al albergue y 49 de ellos estaban bien. 

Ese video está denunciado. Los propios efectivos de la Guardia Civil confirmaron que es un montaje. Cuando lo vi por primera vez, lo memoricé. Me di una vuelta por redes sociales e identifiqué casi todas las fotografías, de donde venían y lo puse en conocimiento del concejal, que era el mayor afectado del vídeo.

Para desfachatez de la asociación Huellas Invisibles, no tuvieron ningún problema para decir que las fotos las habían tomado ellas, y que fueron entregadas al reportero Luis Bonete. El caso de la comida agusanada tiene nombre y apellidos: Huellas Invisibles.

Ellas se ocupaban de los gatos del Albergue, ya que llegamos a un acuerdo para cederles espacio para los felinos. Los gatos que aparecieron en el vídeo no eran de nuestra clínica. La veterinaria lo volvió a confirmar, dijo claramente que esa no era su mesa de trabajo.

Y después de todos estos ataques yo me pregunto y espero que todas las personas que nos han atacado lo hagan: ¿En qué hemos mejorado? ¿Cuánto hemos avanzado? Pienso que lo importante es mejorar a los animales, y no atacarnos entre nosotros.

P: Pasemos a hablar de ti personalmente. ¿Cómo te has sentido tras recibir tantos ataques y pasar a ser figura pública de un día para otro?

R: Lo primero fue preguntarme: ¿por qué? No es la situación más dura de mi vida, pero sí que es la traición más potente que he sufrido. Hay gente que me mira con odio por las calles. Incluso he recibido llamadas para decirme: «Jódete, cabrón».

Ha sido mucho llorar. Tengo 55 años pero no me da miedo reconocer que soy un hombre que llora y en este episodio he gastado muchas lágrimas. Estoy orgulloso por haber salvado la vida a muchos perros, pero ahora estoy desilusionado. Se han cargado un proyecto ilusionante a base de mentiras.

Tanto la familia como las amistades han sufrido un desgaste enorme. Todo el dolor sufrido no tiene sentido. He intentado que no afecte a mi vida pero me costaba poder desconectar, no podía ni disfrutar de mi vida. Ha sido muy doloroso.

albergue almansa
Trosky, momentos antes de ser adoptado a principios de 2021
P: Si pudieras volver atrás ¿cambiarías algo?

R: No. Solo me gustaría que los interesados hubieran venido a preguntarme, de la misma forma que lo habéis hecho dede La Tinta de Amansa. Yo estoy encantado de responder y de aclarar cualquier cuestión. Lo que hay que tener es toda la información, de todas las partes. Cuando Pablo Sánchez (PSOE) ha venido a pedirme información (sobre el «pipican», por ejemplo),  se la he dado y luego, él mismo, ha venido a atacarme por la espalda con mentiras.

P: Para acabar. Cuéntanos un momento feliz dentro de esta aventura.

R: Fíjate si es curiosa la vida. Creo que todos los momentos han sido duros pero felices. El albergue no es que haya tenido un momento bueno, es que ha sido bueno en todo momento. Desde esa tarde en la que me fui llorando por ver a los animales tan tristes, no han parado de mejorar, de engordar, de recibir cariño y juegos. Eso ha hecho que todo haya sido muy satisfactorio, muchísimo. He disfrutado mucho con el albergue. Dados los medios disponibles he hecho y hago lo mejor por los animales, y esto me satisface. Me quedo con la calma de que he salvado la vida de muchos perros y mejorado la de todos los perros y gatos del albergue.


JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

3 comentarios

  1. Quien le haya echo esto a Vicente no lo conoce para nada y no sabe la gran persona que es y su dedicación desde siempre hacia los animales la cual es intachable….Yo lo conozco desde que teníamos 12 años que éramos compañeros de colegio y siempre a sido una bellísima persona…..Decirte Vicente que en este mundo hay alguna gente que sólo tiene la misión de hundir a buenas personas sin ni siquiera conocerte solo por hacer daño gratuitamente…ya les llegará su turno …la vida nos pone a cada uno en el sitio que nos merecemos

  2. Muchas gracias Ana. Un besazo..
    Todos hacemos siempre lo mejor, unos sabemos hacer unas cosas otros hacen otras. Cada cual a lo suyo

  3. Cuánto impresentable hay en este asunto. Estoy de acuerdo en todo lo que dice Vicente, que lo dice con la verdad, y que los políticos se podrían en cosas importantes para el pueblo y que no aclararan la campaña de desprestigio. Vicente, mi apoyo lo tienes. Alguien debería investigar el caso y ver qué pasaba y exponerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.