18/10/2021

Periódico digital de Almansa

«Instagram: ¿cúal es el botón “acosadores en tu ciudad”?» por Marisa Campos

Un importante grupo de almanseñas se ha visto expuesto al acoso en redes y no solo en redes, sino que se han visto perseguidas y atacadas en la calle por la misma persona
Marisa Campos Almansa
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Que el acoso en redes ha crecido enormemente es una realidad más que conocida por todas las personas que tienen presencia en estas plataformas, a veces retorcidas. Es fácil caer en la conclusión de que, al ser almanseño o almanseña, no vas a estar expuesto al mismo tipo de comentarios. Nada más lejos de eso, la realidad es que un importante grupo de almanseñas se ha visto expuesto al acoso en redes y no solo en redes, sino que se han visto perseguidas y atacadas en la calle por la misma persona. De nuevo un hombre acosando y agrediendo a mujeres, ¡qué gran casualidad!

Óptica Hoyos Almansa

¿Cómo deberíamos actuar frente a acosadores de Instagram?

En estos casos nos gustaría que existiera una buena guía práctica para defendernos. Sin embargo, deberemos denunciar de forma individual los hechos ante los comentarios disuasorios de la Guardia Civil —que conoce de buena mano lo que ocurre con ciertos almanseños, pero no le va a prestar mayor importancia que la que un protocolo señale— y esperar a que al juzgado o a tu abogada o abogado de oficio le venga bien implicarse.

Pollos Joaquín
 
ecoVitab

Denunciar públicamente que esto ocurre para prevenir a otras vecinas de Almansa tampoco parece una opción, debido a la protección de la identidad que ampara a toda persona. Así que, casi a diario, él sigue acosando y saltándose las órdenes de alejamiento, y nosotras seguimos sabiendo quién es (en silencio, porque decir el nombre del malo está prohibido). Amigas: no desveléis nunca su identidad fuera del juzgado, o el sistema de justicia se pondrá en vuestra contra.

Copiplus Almansa

La Justicia no está preparada, nos cuidaremos entre vecinas

No es que en este tema importe en absoluto quién sea él, sino el hecho de que sea ampliamente conocido que esto ocurre y, aun así, la vida continúe con total normalidad. ¿Es así como se supone que deberemos vivir las mujeres? Después de siglos de lucha, ¿cuánto tenemos que esperar para tener una vida en igualdad y libertad? ¿En algún momento tendremos un sistema de justicia preparado para afrontar todos los problemas que de forma ​específica sufrimos las mujeres por tal condición? Y es que, si aún se tiene que seguir discutiendo con «damas» y —no tan— «caballeros» sobre la existencia de la violencia contra la mujer, dudo que los «grandes hombres» que deciden las reglas de nuestra Justicia entiendan si quiera que esa es la punta de un gran iceberg de violencias y discriminaciones diarias, como el acoso en redes.

Puede que como sociedad no estemos preparados todavía para saber cómo actuar en estos casos; primero porque la Justicia no está preparada para dar respuesta cuándo ya ha ocurrido y, segundo, porque educar en ello para prevenir no le importa mucho a ninguna concejalía como objetivo de una ciudad libre de machismo.

Parece que aún tocará esperar al nirvana feminista. Mientras tanto, me permitiré utilizar La Tinta de Almansa para informar —a quien pueda ayudar— de dos asociaciones de Defensa Legal que prestan algunos servicios gratuitos: StopHaters y Asociación de Mujeres Juristas «Themis». Porque si la Justicia no nos protege como debería, nos cuidaremos entre vecinas.


Quizás te interese:

Archivado en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

3 respuestas

  1. El ámbito de las RRSS es más fácilmente controlable, e Instagram ya cuenta con botones “mágicos” como activar cuenta privada, denunciar usuario o bloquear. Otra cosa diferente son las calles, en las que no queda otra que fingir una llamada de teléfono, echar a correr, o tener la bendita suerte de encontrar a alguien en ese mismo instante.

    En cualquier caso, ¿qué entendemos por acoso?, ¿de verdad todos los/as jueces/as están de la mano del agresor y del machista? Hay muchos movimientos dentro de la justicia feministas y aliados con la causa… ¿Las reglas de la justicia las deciden grandes hombres? Creo recordar que de esto se encarga el poder legislativo.

    Saludos y enhorabuena por esta iniciativa.

    1. Como bien indicas en en el ámbito de las RRSS la mayoría de plataformas (digo la mayoría porque ni mucho menos me atrevería a decir que conozco todas) incluyen una opción o botón con el que bloquear a las personas que puedan incordiarte e incluso la opción de denuncia de su cuenta. Esto, sin embargo, no es una solución real, no solo porque es una opción que se inicia con posterioridad a que efectivamente te hayan incordiado, en este caso acosado; por tanto no sirve para preveer estos comportamientos ni para disuadirlos. Sino que además, una persona puede tener cuantos perfiles quiera, lo que implica que no exista ese control que exponías, ya que quien se dedique a incordiar o acosar en redes sociales lo puede seguir haciendo sin problema.

      El botón <> hace referencia a una vía de denuncia real, pública, que pueda permitir no solo disuadir de estos comportamientos sino alertar además al resto de posibles victimas. Obviamente ni existe ni pretendo que exista como tal, es una forma irónica de exponer que no es tan fácil el camino a recorrer cuando sufres este tipo de hostigamiento y acoso. Porque no hay una protección real en las plataformas y porque los canales que se han creado en el sistema de justicia tampoco son una solución real.

      La Justicia no es un conjunto de leyes recientes, creadas de un día para otro, es todo un grupo de prácticas que vienen descritas en nuestro Derecho desde tiempos de los romanos. Y por tanto las formas en las que se han construido esas prácticas no escapan a todo el contexto sociocultural de quienes han ocupado los asientos de (como muy acertadamente llamas) del poder legislativo.
      El poder legislativo no es un ente abstracto, ya que al final está conformado por las personas concretas que componen los órganos colegiados que en cada momento hacen ese poder legislativo. De ahí que hable de “grandes hombres”, ya que no solo es que históricamente el poder legislativo está siempre compuesto en su mayoría por hombres, es que hasta hace muy poco (históricamente hablando desde que existe un sistema de justicia en las sociedades) a las mujeres no se las ha considerado “sujeto de derecho” (ese sujeto para quienes se crean unas normas de convivencia) y por ello no se las ha tenido en cuenta ni a ellas ni a sus problemas a la hora de decidir qué prácticas iban a formar parte de lo que llamamos el sistema de justicia.

      Es por eso que vemos que el sistema de justicia actual, aún cuando cada vez pretende proteger más situaciones de discriminación de las mujeres, se encuentra con problemas internos que hace que la mayoría de medidas que se regulan no tengan el resultado deseado. Un claro ejemplo que se me ocurre en tema de conciliación es que cada vez hay más normativa laboral que permite la conciliación paritaria, pero la realidad es que la mayor parte de las personas que acaban conciliando para atender tareas domesticas o de cuidados siguen siendo las mujeres. Por tanto, la justicia ahora mismo no está sabiendo dar respuesta a los problemas concretos que plantea incluir a las mujeres como sujetos de derechos, con problemas concretos , en un sistema de justicia que está históricamente pensado por y para hombres.

      Gracias por tu aportación, espero que este mensaje sirva para un mayor enriquecimiento y no para aburrir a lectores y lectoras de La Tinta de Almansa

      1. Muchísimas gracias por tan elaborada y pronta respuesta, Marisa.

        Comparto absolutamente todo lo que expones y no tengo más que darte la enhorabuena por el artículo, y por esta más elaborada réplica. Sólo quería ejercer de abogado del diablo y plantear cuestiones que, entiendo que por falta de espacio y por concisión, quedaban un poco en el aire en el texto.

        Un abrazo y seguid con esta iniciativa. Creo que puede dar mucho juego, especialmente con los comentarios a las entradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *