06/02/2023

El periódico digital de Almansa

Pensiones: la paguilla desaparece. Por Juan Ramón Moscad Fumadó

moscad fumadó opinion pensiones

Otro recorte del Gobierno a los Pensionistas. Si este año no realiza el desembolso de la «paguilla» extra de las pensiones en enero del 2023, los jubilados entonces «sí que perderán poder adquisitivo», y mucho.

Lo especifican diciendo que en enero del año 2023 no van a aplicar el desembolso de la «paguilla» extra a las pensiones, que siempre se ha cobrado, y que ajustaba la revalorización de las pensiones al IPC real de cada año, como ocurrió en ene-21 y años anteriores.

ecoVitab

Llevamos unos tres o cuatro meses leyendo este «mantra» en todos los periódicos porque el Gobierno (el ministro Sr. Escrivá) dice que con revalorizar las pensiones con el aumento del IPC real medio anual’22 (8,5% aprox.) desde dic-21 a nov-22, se cumple con la norma del Pacto de Toledo de pagar la pensión incrementada con el IPC medio interanual para revalorizar las mismas, según la nueva ley.

Consideración 1) «Pero esto no es cierto, ya que en realidad los jubilados van a perder ‘capacidad de compra’ por culpa de la supresión de la famosa paguilla –que ajustaba la revalorización de las pensiones al IPC real medio anual». (según art. de E. Segovia en okdiario del 25-10-22)

¿Qué es «la paguilla» realmente?

El gobierno siempre ha subido las pensiones cada año con un IPC estimado. En 2020 estimó que el IPC medio para el 2021 sería del 0,9%. Con este valor se subieron las pensiones para ese año pero en realidad el IPC medio real anual hasta noviembre’21 fue del 2,5%. La pérdida de poder adquisitivo fué pues del 2,5 – 0,9 = 1,6%. Este 1,6% se aplicó a toda la pensión anual de 2021, y salió una cantidad que se pagó de una sola vez a mediados de Enero’22. A este abono se le llama la «paguilla» extra de las pensiones, que compensa la pérdida de poder adquisitivo por la diferencia entre el IPC real y el estimado. Pero dicen que es la última.

De esta forma, si en 2022 se revalorizaron las pensiones de 2021 con el 2,5% -IPC medio real’21-, y se calcula que el IPC real medio anual’22 va a estar sobre el 8,5% en noviembre’22, «la pérdida del poder adquisitivo» de las pensiones en 2022 será entonces del 6%= 8,5%-2,5%. Para compensar esta desvalorización habría que abonar el 6% a toda la pensión anual de 2021, y se obtendría una cantidad, que no es ni más ni menos que 1) la paguilla del 2022 que tendría que abonar el Gobierno a mitad de enero de 2023. Esta paguilla, o el 6% de la pensión de 2021, sumada a 2) la pensión anual de 2022 (con solo el 2,5% de aumento de la de 2021) sería 3) la pensión real de 2022 revalorizada, que hubiéramos cobrado.
A esta 3) pensión real de 2022 revalorizada es a la que habría que aplicarle el IPC medio real anual de 2022 (8,5%), que se sabrá sobre el 14 de diciembre una vez ratificado el IPC. Y lo normal es que no se desvíe mucho del 8,5%.

Pero no es lo mismo aplicar el 8,5% sobre unas pensiones a las que se subiera un 6% adicional este año con la paguilla (el 8,5% en total = el 2,5% que han subido+6%), que aplicarlo sobre una cantidad que sólo ha subido un 2,5% en realidad. La base sobre la que se calculará el 8,5% es muy inferior y, por tanto, esa subida también será muy pequeña.

El efecto base

Pongamos un ejemplo. Lo que hará el gobierno: Supongamos que un pensionista cobraba 1.600€ (la base de cálculo) al mes (por 14 pagas) en 2021. Este año se le ha subido un 2,5%, con lo cual ha pasado a cobrar 1.640 €/mes (40€ más) (base) o 22.960€/año en 2022 (14 pagas). Sobre esa base se calculará la revalorización del 8,5% para 2023, que daría 1.779,4€=1.640+139,4 €/mes o 24.911,6€/año (14 pagas). Pero:

¿Qué pasaría si el Gobierno hubiera mantenido la paguilla?

Pues que se les habría subido un 2,5% sobre los 1.600€/mes de 2021, lo que da 1.640€/mes (40€ más) o 22.960€/año. Pero la diferencia con el IPC real y el revalorizado es de 8,5-2,5=6%, que daría 1600*1,06= 1.738,4€/mes (138,4€ más) o sea 40€+138,4€ son 178,4€, en total la pensión estaría revalorizada hasta 1600+178,4= 1778,4€/mes, cantidad a la que tenían que haberla revalorizado, y en 14 pagas serían 24.892€/año. La diferencia de 1778,4 – 1640=138,4€, sería el valor de la paguilla al mes, que en 14 pagas serían 138,4€*14= 1.932€/año (en realidad, la paguilla es una compensación que se cobraba de golpe a mitad de enero para todo el año).

Y esa suma de 1.778,4= 1640+138,4, sería la pensión revalorizada del 2,5% al 8,5%, que es la base sobre la que calcularía el alza del 8,5% para 2023, lo que daría 1.929€/mes, que por 14 pagas son 27.006€/año. Una diferencia de 149,6€/mes: de los 1929€/mes (técnicamente bien actualizados) respecto a los 1.779,4 €/mes que salen con el sistema del Gobierno. En resumen, si nos quitan la paguilla en 2023 a los que cobrábamos 1600€ en 2021, perderemos 149,6€ * 14 pagas = 2094,4€/anuales. (27.006€/año (bien actualizada) – 24.911,6€/año (lo calculado por el Gobierno) = 2094,4€/año o la paguilla perdida, para una pensión de 1600€ en 2021.

De todo esto sale el llamado efecto base. En todos estos cálculos, estamos hablando de porcentajes, no de dinero efectivo. Y no es lo mismo aplicar el 8,5% sobre unas pensiones a las que se subiera un 6% adicional este año con la paguilla (el 8,5% en total con el 2,5% que han subido), que aplicarlo sobre una cantidad que sólo ha subido un 2,5% en realidad. La base sobre la que se calcula el 8,5% es muy inferior y, por tanto, esa subida al revalorizar es muy Inferior. (E.Segovia citado en anterior artículo).

…Continuará

Por Juan Ramón Moscad. Escritor-autor del libro FERRUM UND STÄHL y economista.

Quizás te interese: 

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *