ANÚNCIATE CON NOSOTROS

28/02/2024
la tinta de almansa noticias

El periódico digital de Almansa

Ana Arráez: cuando la danza forja vínculos más duros que el acero

La asociación Mujeres en Igualdad homenajeó a la profesora de danza Ana Arráez, cuya biografía es modelo a seguir para cualquier persona con aspiraciones de superación y de amor propio: así se edifica el camino a tu manera
ana arráez almansa

Ana Arráez nace el 25 de junio de 1968 en el seno de una familia trabajadora dedicada a la hostelería al continuar los pasos de sus abuelos maternos. Sus padres, Teresa y Teodomiro aunque Teodomiro todo el mundo lo conocía como «el Pola» eran los dueños de ese pequeño bar llamado Restaurante Manolín. Establecimiento ubicado en la calle la industria de nuestra localidad, nombre que recibe del primer hijo y hermano que Ana nunca conoció ya que falleció a los seis meses de vida.

Le siguió a Manolin, Ángel, Ana y Antonio, todos ellos se crían en el ámbito familiar y laboral del bar. El tener que atender a tres hijos, junto con el trabajo habitual del negocio, hacía que pasarán temporadas con otros miembros de la familia como tíos, abuelos y primos, estrechando los lazos familiares. De esta manera se creó una familia estrechamente unida. Familias bien conocidas en el barrio de San Roque, hablamos de los primos por parte materna «los churros» y por parte paterna «los piuques».

ecoVitab

Como cualquier niña, Ana Arráez acude al Colegio Virgen de Belén para la realización de la Educación General Básica. Pasan los años, llega la adolescencia y empieza a ayudar laboralmente en el negocio familiar del Bar en sus ratos libres. Una vez acabados sus estudios, comienza su vida laboral fuera del Bar entrando en el mercado del calzado, que por aquellos años era el sector principal de trabajo en Almansa.

Fue su lugar de trabajo «Calzados Columna», empresa dirigida por su primo Feliz que siempre le tendió una mano, le hizo aprender mucho del oficio y al que siempre le estará eternamente agradecida. Siguió pasando el tiempo y con la mayoría de edad, Ana aprueba su permiso de conducción, siendo la única conductora en la familia y le empieza a picar el gusanillo del deporte, buscando la salud física, y centrando su carrera profesional en este ámbito. Esta circunstancia se desviaba de las generaciones anteriores, ya que no seguiría los pasos de sus abuelos, padres y hermanos.

Sus padres en todo momento apoyaron su vocación y decidieron que si era el sueño de la niña, lo llevaría adelante, comenzando a formar los fines de semana, después del trabajo de la fábrica, como monitora de Aerobic en Alicante. Encontrado en ese momento, lo que realizaría profesionalmente, prosiguiendo su formación en ciudades como, Barcelona, Valencia y Elche completando sus estudios en todas las disciplinas relacionadas con el mundo del aeróbico, latinos, step, aqugym, cardio, jazz, entre otras.

ana arráez almansa

Compaginó Ana el trabajo en la fábrica de calzado con el inicio de sus clases como monitora en la Academia de Maria Ángeles Real, a la que también y siempre estará agradecida por haberle dado esa primera oportunidad. Posteriormente fue trabajando en distintos lugares con clases de aeróbico como el gimnasio de Paco Garcia, hasta que decide emprender su propia academia de danza.

Es en septiembre de 1996 que junto con su compañera Eva Hoyos deciden abrir el centro de danza Estudio Scherezade, cuando éste abre arranca siendo una escuela exclusivamente de danza donde se impartía todas las disciplinas derivadas de esta como danza clásica, danza moderna y española, cursando estudios de danza en su centro, bailarines que actualmente están triunfando por el resto del mundo.

En esos inicios en la danza forma el Boato Scherezade con todo el apoyo absoluto e incondicional de muchas amigas y alumnas que quisieron llevar adelante este proyecto siempre con la ayuda de Diego y Tere, que estuvieron ahí animando para que dieran ese gran paso y poder llevar a cabo el proyecto y participar en las fiestas mayores de Almansa del 96.

En la actualidad Boato Scherezade sigue adelante con más de 40 componentes, junto con la ayuda de sus primos Freddy y Maria Arráez, a lo largo de su trayectoria el grupo ha trabajado en espectáculos de Fiestas de Moros y Cristianos: Onteniente, Cox, Murcia, Alcudia, Villena, Caudete… Cabalgatas y ferias de localidades como Villajoyosa, Jaen, Callosa y tambien de la mancha, como Tarazona, Casas Simarro, Pozo Lorente, y hasta en CocaCola Music Festival de los 40 principales.

ana arráez almansa

Paralelamente a su trabajo en su Academia, Ana inicia un nuevo proyecto de trabajo en la piscina municipal de Almansa dando clases de Acuerobic donde actualmente sigue dirigiendo estas clases con dos grupos muy numerosos de alumnas que les son fieles desde los inicios.

Otro nuevo proyecto vino después de la inauguración del Centro 11 de Marzo, realizando clases de gimnasia integral a sus socios que posteriormente ha ampliado a clases de aerobic, dirigiendo en la actualidad ocho grupos y dos grupos dentro del programa de Castilla – La Mancha de “paseos saludables”. Sus clases también llegan a otros colectivos almanseños como la Asociación Española Contra el Cáncer, Asprona etc.

Pero los fines de semana acude a trabajar al Restaurante Manolín que a día de hoy dirige su hermano Antonio, su mujer Ana y su hija Rocío, con el mismo esfuerzo y trabajo realizado por sus padres.

Y además también le queda tiempo para poder colaborar como voluntaria; entre las organizaciones destacan: Mas que Una Ilusión, Cruz Roja, Cáritas, Asociación Española contra el Cáncer, Asprona, Caritas, Plataforma de Ayuda al Refugiado. Y como no, sus queridas Fiestas de Mayo, bailando en las capitanías de Moros y Cristianos, y en grupos festeros como la Calle La Estrellla o con el Grupo de Legionarias.

Como parece que le sobra tiempo, también practica actividades deportivas. Todos los años, cuando terminan las clases, Ana se siente realizada y satisfecha por poder colaborar con distintas asociaciones de Almansa realizando su festival de Fin de Curso, donde  sus alumnos muestran el trabajo realizado durante el año. Este evento tiene también la finalidad de poder ayudar de una manera desinteresada y aportando un pequeño grano de arena a estas asociaciones.

La nochevieja 2001 conoció a Jose Antonio el que le pareció el rubio más guapo de Almansa y en el año 2004 se casan.  Lo que supuso un cambio de vida radical ya que había que conciliar horarios de trabajo muy diferentes y adaptarse el uno al otro, y aunque hubo sus más y sus menos, al final surge el entendimiento y siempre el uno tendiendo la mano al otro. Después vino el embarazo, durante el que no dejaron de surgir actuaciones con el Boato, trabajos donde había que desplazarse fuera de la ciudad y siempre y en todo momento encontraron la manera de poder llevar a cabo los proyectos.

Y en 2006 nació su único hijo, Fran, lo cual supuso una alegría muy grande y un gran cambio a nivel personal y laboral al tener que combinar el hecho de ser madre y tener un trabajo que te mantiene muchas horas fuera de casa. Pero gracias a la ayuda del resto de la familia, como sus suegros Antonio y Angelita y su cuñada Ana Belén que siempre le ayudan en la difícil conciliación familiar.

Ana se rodea de amistades que surgieron en su adolescencia y que a día de hoy, debido a su trabajo, los grupos de amistades son variopintos, muy distintos en ellos, amigas de la infancia, de la juventud y adultos mayores. Con sus amigas de infancia y juventud compartían momentos de locuras, fiestas y diversión. Hoy esos amigos siguen siendo parte importante de su vida y comparten momentos de felicidad y de tristeza acordes con el paso del tiempo.

ana arráez almansa

Cuando llegó la pandemia, Ana tuvo que tomar su decisión profesional más difícil, cerrando su academia y decide buscar otro medio de trabajo teniendo la oportunidad de entrar en el Hospital General de Almansa, en el servicio de limpieza, donde trabajo durante toda la pandemia, un año muy duro sobre todos los primeros meses, iniciando posteriormente por las tardes los estudios en el centro de adultos de tercero y cuarto de la eso, obteniendo en seis meses la titulación de ambos cursos.

Pero posteriormente, llego la nueva normalidad y todo pareció volver a empezar, volviendo a abrir su puertas Academia Scherezade. Para finalizar esta historia os dejamos con la frase de Allen Iverson, un gran jugador de la NBA, que refleja a la perfección el espíritu de Ana en todos los proyectos de sus vida: «No intentes ser el mejor de tu equipo, sino que tu equipo sea el mejor».

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *