ANÚNCIATE CON NOSOTROS

28/02/2024
la tinta de almansa noticias

El periódico digital de Almansa

Ana José Oca: la «reina de la Hostelería» que con sus fogones avivó la llama de toda una familia

De Jerez a Almansa, el sur regaló a Almansa a una mujer trabajadora ejemplar sin la cual no se puede entender la historia de uno de los restaurantes más reconocidos de la ciudad
ana josé oca almansa

Ana José Oca nació el 7 de enero de 1965 en su querida Jerez de la Frontera. Toda su infancia vivió en la Calle Leala, situada en pleno Barrio de Santiago, barrio de las bulerías, cuna del flamenco, punto neurálgico a nivel nacional del arte más puro y del carácter más feliz.

Junto a sus padres, Manuel y Esperanza desarrolló su infancia y adolescencia en una casa de vecinos, donde a pesar de ser hija única nunca se sintió sola puesto que el patio común que caracteriza este tipo de casas jerezanas era el punto central de toda juerga y celebración con familia y amigos.

ecoVitab

Estudió primaria en el colegio Carmen Benitez, donde conoció a sus inseparables amigas con las que hoy en día, a pesar de la distancia, sigue manteniendo la misma relación. Sus padres desarrollaron gran parte de su vida en el campo, pero siempre sacaban tiempo para organizar un viaje con su hija “Ani” acompañada de sus amigas a la playa.

Estudio BUP y COU en el instituto Padre Luis Coloma. Fue durante esa época, en el año 1981 cuando conoció a Alfonso, un joven almanseño que había sido destinado a Jerez para realizar el Servicio Militar.

Según cuentan sus amigas fue un flechazo, y desde ese momento no han podido separarse.  Después de muchas cartas y muchas horas de llamadas telefónicas, cuando llevaban varios años de relación, Ana decide mudarse a Almansa para continuar su noviazgo con Alfonso, el que se convertiría en su futuro marido.

ana josé oca almansa

Fue en ese momento cuando tuvo su primer contacto con la hostelería, ya que sus suegros Alfonso y Consuelo compraron en 1973 el restaurante «Los Cuchillos», también conocido como «Las Piedras» por su antigua y característica barra hecha de piedra. 

A su llegada a Almansa ese tradicional bar, regentado por los padres de Alfonso con la ayuda de sus 3 hijos, era el lugar donde ellos desarrollaban su vida personal y laboral. Fue dos años más tarde, el 16 de septiembre de 1988 cuando contrajo matrimonio con Alfonso en la Iglesia de Santiago, de su barrio.

Fue una boda fuera de lo común en la que estuvieron rodeados de familiares y amigos, caracterizada por tener una doble celebración, ya que se casaron el primer día en Jerez y al día siguiente hicieron otra celebración en Almansa.

Durante sus primeros años en Almansa, Ana comenzó su andadura en la hostelería en la cocina de Los Cuchillos, junto con su suegra y cuñadas. A pesar de estar a cientos de kilómetros de su gente, gracias a su espontaneidad, carácter alegre y buen humor enseguida consiguió encontrar su sitio en Almansa, con los amigos y familia de su marido.

A partir de ese momento, Ana comenzó a adquirir la esencia de los platos manchegos y tradicionales de la mano de mejor maestra, la abuela Consuelo. Dos años más tarde, en 1990 nació su primer hijo, Alberto, y cuatro años después, en 1994, llegó al mundo su segunda hija, Alicia, que cambiaron su vida para siempre.

ana josé oca almansa

Como toda la vida de Ana y Alfonso ha tenido lugar detrás de los fogones y de la barra del bar, para poder conciliar la vida familiar con la personal nunca les falto ayuda de su familia, ya que los padres de Ana pasaban gran parte del año en Almansa, y sus sobrinos siempre estaban dispuestos a cuidar a los pequeños de la familia.

A pesar del sacrificio que conlleva la hostelería, todo tiene su parte positiva y al tratarse de un restaurante familiar, todas las horas de trabajo han logrado mantener a una familia muy unida. En 1999, cuando los hijos y nueras ya dirigían el negocio, se realizó una gran ampliación en el restaurante que lo convertiría en algo muy similar a lo que conocemos hoy en día.

En la cocina Ana junto con su cuñada Angelita, que seguían contando con la ayuda de su suegra, ya comenzaban a darle un toque más personal a la cocina y a elaborar nuevas recetas. Los Cuchillos siempre ha sido un restaurante eminentemente familiar, donde en los comienzos trabajaban Ana y Alfonso junto con sus hermanos y cuñadas e incluso con alguno de sus sobrinos.

La Calle del Campo ha sido su lugar en Almansa. Es la calle donde se encontraba el restaurante y donde pocos años después se encontraría su hogar. Ha sido el lugar donde ha visto crecer a sus hijos y sobrinos y donde ha podido llenar su corazón del cariño de los vecinos que allí viven.

Es la calle que la ha visto vestir su gorro y mandil blanco para saludar con su sonrisa a cualquier persona que pasaba por el restaurante. La vida de Ana se seguía desarrollando en Almansa y sus lazos con esta ciudad se hacían más fuertes. Pronto el grupo de amigos de su marido pasó a ser un fuerte apoyo para ella.

A pesar de esto, ella nunca olvidaba sus raíces. Por eso todos los veranos volvía a su tierra y a su querida playa de Valdelagrana para visitar junto con su familia, a las personas queridas que allí tenía.

En el mundo de la hostelería se seguía desarrollando, siempre al lado de su inseparable cuñada Angelita junto a la cual ha compartido todas las etapas y momentos de su vida, tanto laborales como  personales, convirtiéndose en su gran apoyo en Almansa. Juntas fueron creciendo y con la jubilación de Consuelo, pasaron a tomar las riendas de la cocina del restaurante, que con el paso de los años se ha convertido en un referente en la gastronomía almanseña.  Junto a sus compañeras del mundo de la hostelería, crearon la tradicional “Cena de Hosteleras” que se celebra anualmente y que ha día de hoy se sigue realizando. Fue en estas cenas donde Ana creó grandes vínculos con sus compañeras de profesión. En el año 2017, le otorgaron el título de “Reina de Hostelería” para reconocerle su gran labor y dedicación en esta profesión.

Tras el fallecimiento de su madre, su padre Manolo decidió irse a Almansa a vivir, para pasar sus últimos años junto con su hija y sus nietos, falleciendo el mismo en el año 2018. En el año 2020 con la llegada de la pandemia el restaurante tuvo que cerrar sus puertas. A pesar de la complicada situación que todos vivimos, Ana pudo aprovechar esos meses para pasar tiempo en familia junto a sus hijos y su marido, ya que debido a la gran dedicación que supone la hostelería le había privado de poder vivir muchos momentos en familia. Si bien, Ana mataba el gusanillo de la cocina elaborando recetas nuevas.

A  mediados de 2022, Ana y su familia sufrieron el revés más duro de sus vidas, con la pérdida de sus cuñados Ángela y Julián, que eran dos grades pilares para todos ellos. Gracias a la unión que han creado durante años, y con la llegada de nuevos integrantes a la familia, todos juntos intentan superar este duro golpe.

ana josé oca almansa
En una abrazo sentido, se pudieron intuir los entrañables «Te quiero» de Ana José Oca

Ana sigue siendo la jefa de cocina del restaurante, que junto con su marido Alfonso son los actuales dueños del negocio. Ambos complementados por el gran equipo de camareros y cocineros se encargan de mantener el nombre y la esencia del restaurante que hoy en día sigue elaborando sus tradicionales platos.

Ana es una mujer trabajadora, que ha conseguido con su esfuerzo convertirse en  uno de los pilares fundamentales tanto de su familia como del restaurante. A pesar de las largas jornadas de trabajo, en su cara nunca falta una sonrisa ni unas palabras cariñosas tanto para sus compañeros como para su familia.

Por lo que podemos decir que Ana es un ejemplo de fuerza, lucha, evolución y perseverancia. Su vitalidad, su energía y su buen hacer durante años le hacen merecedora de este galardón que hoy se le entrega. Para finalizar, todos los que conocen a Ana saben que una parte de este premio va dirigido al cielo, ya que un trozo de este galardón lo recibe también en nombre de  Ángela y Julián.

Momento de sobrecogedora emoción cuando Ana recibió el reconocimiento de Mujeres en Igualdad de Almansa como una de las mujeres trabajadoras ejemplares de la ciudad. El Teatro Regio acogió a su cocinera jerezana con una tremenda ovación.

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *