06/02/2023

El periódico digital de Almansa

In memoriam: María Jesús Gosálvez Cantos, una mujer luchadora, valiente, llena de alegría y buen humor

Recordamos la entrevista que realizamos con ella en «Semblanzas de Almansa» allá por 2012. Maruja, descansa en paz. Quienes te conocíamos, te queremos.
María Jesús Gosálvez Cantos almansa

Maruja para la familia y amigos, ha sido una mujer de una pieza. Sufrida, luchadora y valiente, aunque ella sólo presumía de alegría y buen humor, lo que, en su situación, tenía el doble de mérito. Hasta los 40 años se apoyó en bastones y no ganó para caídas y porrazos. Después, recurrió a los adelantos técnicos y la podíamos ver en su «sillón eléctrico» por toda la ciudad. No se perdía evento cultural y le gustaba transportar a niños con cuyas ocurrencias se reía a más no poder. Animaba a las personas con alguna discapacidad a que siguieran su ejemplo y nos recordaba a todos que debemos luchar y crecer en la adversidad.

El lunes 21 la enterramos y Don Damián, el párroco de San Roque, en la homilía de la Misa contó el secreto de su eterna alegría y felicidad, que hacía pocos días ella le había transmitido: «El Señor siempre me ha acompañado todos los días de mi vida».

ecoVitab

Maruja, descansa en paz. Quienes te conocíamos, te queremos.

A continuación recordamos la entrevista que realizamos con ella en «Semblanzas de Almansa» allá por 2012.

1-¿En qué consiste su incapacidad? ¿Cómo y cuándo le apareció?

Es poliomielitis, una enfermedad que reduce casi totalmente la fuerza del lugar donde ataca. Yo la padezco desde la cintura hasta los dedos de los pies.

Me apareció por una subida de fiebre de 42 grados, cuando tenía nueve meses.

2-¿Qué sentidos o habilidades tuvo que desarrollar de una manera especial?

Los brazos que, con el tiempo, llegué a tener muchísima fuerza en ellos.

3-¿Cómo se ve a sí misma?

Con mucha alegría y con un corazón demasiado blando; por esta razón se han aprovechado de mí en todos los sentidos. También me veía bonica (de joven) y coqueta, ahora que soy mayor.

4-¿Cómo piensa que la ven otras personas?

Muy bien. Nunca nadie me ha negado su ayuda, ni se han reído de mí. Tampoco los niños que a veces lo hacen, sin darse cuenta. Y esta actitud de los demás es un privilegio, que agradezco al Altísimo.

5-Sabemos que sus familiares y amigos la adoran, ¿cuál es la razón?

Supongo que es por el buen humor que tengo y porque me ven imprescindible mi familia, las amigas y las personas de mi ciudad. Y noto que me miran sin darles pena, cosa que me causa respeto y alegría al mismo tiempo.

6-Suele estar presente en numerosos actos sociales como conferencias, exposiciones o inauguraciones. Con toda seguridad con mayor frecuencia que la media de los ciudadanos almanseños. ¿Por qué?

Procuro ir a todo, ya sean obras de teatro, conferencias, conciertos o inauguraciones… con mi “sillón eléctrico” y sin ningún complejo. Casi más que los políticos. Siempre estoy en la calle y si siento alguna pena es por las personas minusválidas que, estando mucho mejor que yo y siendo más jóvenes, no salen de casa.

7-Cuéntenos las dificultades diarias que tiene que superar en su domicilio.

Por ahora ninguna, ya que mis brazos me sirven de ayuda en un 70 % y para el resto viene una chica buenísima en todos los sentidos. A menudo pienso en los discapacitados que no pueden vivir como yo, y entonces ¡siento impotencia!

María Jesús Gosálvez Cantos almansa

8-¿Le resulta fácil desplazarse por nuestra ciudad? ¿Qué pediría a sus ciudadanos? ¿Y al Ayuntamiento?

Por el centro de Almansa, sí. Por los alrededores le pido al Ayuntamiento que continúe poniendo badenes y aumentando la accesibilidad para quienes la necesitamos. Y a los ciudadanos que sean comprensivos cono nosotros y que nos ayuden.

9-Muchos días se la puede ver con dos niños subidos a su coche eléctrico y casi en brazos. ¿Qué sentimientos alberga en esos momentos?

Siento muchas cosas; alegría, placer, mucho cariño y ternura al abrazarlos y sobre todo la conversación con ellos, los cuales me hacen reír a carcajadas con sus respuestas tan chocantes, ¡No puedo pedir más! ¡Es todo un poema!

10-¿Su carácter abierto y campechano le ha ayudado a aceptar su situación y limitaciones físicas?

Sí, nunca me quejo ni me acuerdo de mis defectos físicos.

11-¿Qué piensa de la enfermedad y de las personas que conviven con una discapacidad? ¿Pertenece a alguna asociación sociosanitaria?

Que es traicionera. Pero no deja de ser una más, aunque sea para toda la vida y conlleve operaciones, escayolas y porrazos sin cuento.

Quienes conviven conmigo lo han llevado bien, porque siempre suelo estar contenta y he podido estudiar hasta 1º de Magisterio, trabajar como cajera en bancos y nunca he sido un parásito.

Pertenezco a Cruz Roja, Adifal y colaboro económicamente con otras asociaciones como Cáritas, Asprona y demás.

12-¿Es Vd. creyente? ¿En qué medida le ayuda su fe en Dios o en la Virgen de Belén a llevar una vida como cualquier persona normal?

Sí, por supuesto, y no paro de conversar y agradecer loa favores a la mi Virgen y al Corazón de Jesús. Aunque a veces me enfado y se lo digo a los dos. Luego me arrepiento, porque, si no lo hago, no me quedo tranquila.

13-¿Qué metas quedan por alcanzar en la sociedad a los discapacitados?

Personalmente, quisiera transmitirles mis ganas y deseos de que salgan a la calle para hablar con todos y reírse como yo. Para sentirse personas normales. Es la mejor terapia, se conoce a los demás y se comparten sus cosas buenas y malas. Y es un complemento necesario a la comunicación que debemos tener con todos los miembros de la familia.

14-¿Sabe que es un ejemplo de valentía, de esfuerzo, de no rendirse jamás y de alegría y buen humor para las personas de su entorno?

Sí, pero es que la calle es mi debilidad y de ella saco vivencias de todo tipo. Gracias a esta disposición he podido subir por una pendiente muy pronunciada a nuestro castillo, con  mi “sillón eléctrico” y, una vez arriba, lloré de emoción al contemplar la panorámica de mi ciudad. Me sentía una heroína. También hago natación en verano e invierno y la verdad que es una gran satisfacción.

15-¿Qué pediría a quienes se cruzan con Vd. y la ven en su coche eléctrico? ¿Tiene a alguna persona como modelo a imitar?

Les pido que no sufran tanto con los bastones por la fuerza que se hace y por los porrazos que nos llevamos. Desde mi experiencia les aconsejo que se pasen a un coche de mano o eléctrico, sobre todo para preservar los brazos y sentirse todavía útiles.

Claro que yo se les digo, pero no hay muchos que me imiten.

16-Cuéntenos un par de anécdotas.

En una ocasión estaba en la cafetería de Rambla Centro tomando un café con las amigas. Al terminar, salimos y, sin darme cuenta, enganché a una señora con la rueda de atrás del sillón y la llevé a rastras unos 10 ms. haciendo eses. Se armó tanto jaleo y tantas risas que yo no me enteraba de que era yo quien estaba promoviendo semejante alboroto. Luego me disculpé y se aclaró el jocoso entuerto.

Otro día echamos una apuesta una amiga y yo, a que me ponía zapatos de tacón alto por el Mercado central varios sábados, cuando más gente suele haber. Cumplí lo prometido, con la consiguiente vergüenza mía y las risas de todos los que me veían de tal guisa. Pero a mi amiga le tocó pagar la comida a 4 amigas.

¡Muchas gracias, Maruja! ¡Tu persona y tu buen humor es un aliciente para nuestras vidas! Por Cyrano de Bergerac. Entrevista realizada en abril de 2012. 

Quizás te interese: 

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *