ANÚNCIATE CON NOSOTROS

13/06/2024
la tinta de almansa noticias

El periódico digital de Almansa

Vicenta Ortuño, madre de acogida: «Gracias a Dios por encontrarle esos padres a nuestra pequeña»

La asociación Mujeres en Igualdad homenajea a esta almanseña por su labor de acogimiento familiar
Vicenta Ortuño, madre de acogida

«En muchas ocasiones, la cosas más pequeñas nos hacen ser más grandes. Pienso que, inconscientemente, eso es lo que nos pasó a mi familia y a mí cuando decidimos ser familia de acogida». Estas palabras corresponden a Vicenta Ortuño Vizcaíno, nacida en Almansa hace 45 años. Trabajadora, madre y -según ella misma manifiesta, orgullosamente- madre de acogida. La asociación Mujeres en Igualdad le otorgó un galardón como homenaje a su labor de acogimiento.

A Vicenta la reconocerán por pasear por las calles de Almansa con su familia, con sus amigas y con sus hijos, empujando un carrito de bebé y siempre con esa sonrisa que le caracteriza. Quien la conoce de toda la vida sabe que siempre ha sido una mujer generosa y alegre. «El motivo por el que hoy se reconoce en este homenaje es buena muestra de ello», afirmó Tania Andicoberry, concejala y socia de la agrupación de mujeres.

ecoVitab

Hace unos años, una idea comenzó a construirse en la cabeza de Vicenta, después de una secuencia de noticias de prensa en las que los protagonistas eran bebés de apenas días, que carecían de hogar. Al igual que en otros ámbitos, su curiosidad la llevó a la búsqueda de información, haciendo partícipe a su marido y sus hijos menores, de 8 y 10 años, en aquella época.

Entre todos, tomaron la firme decisión de entrar en el proceso de valoración del plan de acogimiento familiar. Comenzaron cursos y experiencias con familias ya en el sistema, incluso interactuaron con menores acogidos. Finalmente, fueron aceptados en el Programa de acogimiento familiar de Castilla-La Mancha propuesto por la Delegación de Bienestar Social de Albacete, junto al programa de apoyo de Mensajeros de la Paz.

Toda esta teoría comienza a tener sentido cuando, un día, poco después de celebrar su nombramiento, reciben una llamada de teléfono proponiéndoles ayudar a una niña de apenas 3 meses de vida que necesitaba el calor de una familia. Vicenta nos cuenta que siempre recordarán esos momentos intensos y emocionantes para ella y para toda su familia. Todo el entorno a ellos se convierte en algo mágico, envuelto de emociones y de gran cariño.

Ella está tremendamente agradecida a su familia que, sin proponérselo, han sido partícipes en todo momento de algo tan grande como lo que están viviendo, integrando a esos pequeños sin distinción. Como si fueran nietos, sobrinos, primos, hermanos e hijos. También agradece personalmente a esa vecina o vecino que tiene un gesto amable para sus pequeños: «Doy gracias a mis amigas, y a tantas y tantas personas que, en Almansa, son conocedores de la situación de estos niños y que nos abrazan y acogen con el corazón y con humildad».

Vicenta Ortuño, madre de acogida, mujeres en igualdad
Vicenta Ortuño recoge el premio de Mujeres en Igualdad

Cada día es especial para ella, y los vive exprimiendo cada instante. Así lo afirma Vicenta, a expensas de que podría ser el último día que permanezca con sus hijos e hijas. De que podría ser el día en que reciba una llamada en la que se le comunique, en esta ocasión, la marcha de los pequeños. Ser madre de acogida es un duro trabajo que, incluso en esos momentos, procuran convertir en algo positivo, teniendo claro que su objetivo desde el momento en que un niño/a llega a casa es acompañar y proteger, hasta encuentren su camino a seguir.

Un 20 de noviembre llevaron a su pequeña a conocer a los que serían sus padres. Vicenta lo recuerda así: «En ese momento, viendo cómo culminó ese encuentro, viendo a la pareja sintiendo esa emoción, incapaces ni de tocar al bebé, extendí mi mi brazo agarrando la mano del padre para acercarla a la pequeña, presentando así a su hija. Mientras, la madre sollozaba incrédula por vivir algo tan esperado para ellos. En ese instante, di gracias a Dios por haberme permitido tener dos maravillosos hijos y también le di gracias por encontrar esos padres para nuestra pequeña. Cuando mis hijos, Ángel y Andrea, se despidieron de ella diciéndole que se portara bien con sus padres, hasta los técnicos allí presentes no pudieron resistir la emoción al ver a dos niños tan pequeños con tal conciencia del significado del acompañamiento. Los papás de Antonella le dijeron a mis hijos que siempre serían sus hermanos».

Kendal solo tenía doce días cuando llamaron a Vicenta por segunda vez . En este caso, el bebé llegaba directamente desde el hospital donde nació y compartió con ella y su familia su vida durante unos meses. La almanseña sigue manteniendo el contacto con ambas familias adoptivas, algo que agradece enormemente, pues su modo de tratar a los acogidos ha hecho que sigan todavía más fuertes en esta emocionante y complicada misión que es el acogimiento.

Finalmente, desde hace algo más de 2 años, Daniel llegó con apenas 14 días de vida, y con la duda de si podría salir adelante como lo ha hecho. Un luchador que se aferró a la vida y que aprovechó cada estímulo, el tratamiento de los médicos, de las especialistas del Centro de Atención Temprana, de sus educadores, de todo el mundo… pero, sobre todo, del amor y del cuidado de Vicenta y de su familia, quienes han conseguido que hoy Daniel pueda caminar como un niño más.

A la preparación del acto de Mujeres en Igualdad, Daniel todavía estaba con Vicenta. Hoy ya tiene una familia, una mamá y un papá. Vicenta demuestra cada día su compromiso y generosidad con estos niños pero, como ella misma dice una y otra vez, no lo hace sola: toda su familia lo hace con ella. A día de hoy, siguen convencidos de ayudar a tantos niños como fuerzas tengan, normalizando en la medida de lo posible su vida, compartiendo su cariño. Para concluir, Vicenta desea que algún día no sea sorprendente conocer a una madre de acogida, sino que lo que realmente sea sorprendente sea un niño en un centro residencial, esperando el calor de un hogar.

Madre de acogida
Vicenta Ortuño con su hijo de acogida

ecoVitab

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *