ANÚNCIATE CON NOSOTROS

15/06/2024
la tinta de almansa noticias

El periódico digital de Almansa

Emilia Cortés, escritora y docente: «¿Exigente con mis alumnos? Soy más exigente conmigo misma»

La investigadora, natural de Utiel e hija adoptiva de Almansa, reflexiona sobre su obra y su carrera
Entrevista a Emilia Cortés Ibañez

Le dejo hablar a ella. Creo que es importante que con su currículum se exprese ella misma. La tuve de profesora un curso de Bachillerato, en el IES José Conde, y recuerdo que fue un placer. No sé, cuando me puse en contacto con ella la califique así: una mujer cultísima, muy trabajadora y entusiasta de la vida; Emilia Cortés Ibáñez (Utiel, 1946) está teniendo una carrera profesional estupenda y muy interesante, que hay que valorar. Transcribo conforme recibo sus respuestas a mis preguntas… efectivamente, que hable ella.

Docencia

He sido docente vocacional y siempre he disfrutado mucho en mis clases. Las etapas en la docencia van unidas a las etapas de la vida; pasan los años y las personas vamos cambiando, evolucionando y, obviamente, eso repercute en nuestro trabajo, en nuestra relación con él.

ecoVitab

Si tuviese que elegir mi época más feliz en la enseñanza, me detendría en los primeros años. El clima en la clase era de familiaridad y respeto, marcado todo ello por la joie de vivre que conlleva la juventud. Pero también fui muy feliz durante mis años en el nocturno. Sin olvidar los años en la UNED.

Considero que en mis clases siempre hemos tenido buen ambiente. ¿Exigente con mis alumnos? Quizás, pero no especialmente. He sido y soy muchísimo más exigente conmigo misma. Creo que todo individuo debe esforzarse por llevar a cabo sus tareas lo mejor posible, sea cual sea el trabajo que realice.

Investigación

La segunda etapa de mi vida laboral está ocupada exclusivamente por el trabajo de investigación, que me apasiona y me mantiene ilusionada. Para trabajar, para investigar sobre un personaje determinado, ese personaje tiene que atraparte, tiene que enamorarte, obviamente, te atrapan personajes interesantes por su personalidad, por su vida, por la estela que han dejado… Cuando encuentras un personaje así –yo nunca los he buscado, me han surgido–, trabajar para ellos es un placer, no importa las horas que les dediques porque esas horas resultan muy fructíferas.

Lecturas

Dentro de la literatura «de siempre», me ha gustado mucho el Realismo, autores como Torrente Ballester. Actualmente, me interesa Irene Vallejo. Por mi trabajo me veo obligada a leer todo lo relacionado con la Edad de Plata, es decir con los primeros cuarenta años del siglo XX que, en general, son tan desconocidos y tan apasionantes porque apasionantes son los personajes que los llenan.

Neopaganismo

Yo creo que, más que vivir una época de neopaganismo, vivimos un mundo demasiado materializado, un mundo hedonista, un mundo de derechos, no de obligaciones. Un tiempo de logros inmediatos que, si no se consiguen, sumen al individuo en un estado de desgana, insatisfacción y desesperanza, en el mejor de los casos.

Es un tiempo de impaciencia, de quererlo todo ya y ahora. Nos olvidamos que antes hay que pelearlo, hay que ganarlo. Considero que hemos educado mal a nuestros jóvenes. Se les ha dado demasiado, se les ha facilitado todo al máximo y se ha obviado que la vida es lucha y pelea. No se les ha educado, no se les ha preparado para ello. La vida no es un camino fácil y cada día lo vemos más claro. Aún hay gente que no quiere darse cuenta.

Ahora, con los tiempos tan cambiantes e inseguros que estamos viviendo, es cuando más necesitamos un nexo, un punto de referencia –no abstracto– que nos haga más llevadero el día a día. Todo esto lo notamos más a medida que cumplimos años que la vida nos va golpeando.

Almansa

Llegué a Almansa en 1970. Me llamaba la atención que viniesen buenas compañías de teatro y fuésemos tres los espectadores –digo bien, tres–. También me llamaba la atención que, a mitad de curso, algunos alumnos dejasen las clases y se fuesen a trabajar a la fábrica. Me dolía. Hoy, vienen muchas compañías teatrales y son muchos los espectadores, pero yo me pregunto si asisten por necesidad espiritual o simplemente como punto de reunión social.

No puedo evitar hacer una reflexión en lo que a mí respecta. ¿He sabido inculcar en mis alumnos la afición, el amor a la literatura, al teatro, a esos mundos no prosaicos que nos ayudan tanto en el día a día? Esos mundos que son el refugio del alma cuando lo que nos rodea hace aguas…

Emilia Cortés es Doctora en Filología Española por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Lleva veinte años estudiando a Zenobia Camprubí y publicó un resumen de su biografía a finales de 2020 (Zenobia Camprubí. La llama viva) disponible en Papelería Molina.

ecoVitab

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *