14/08/2022

El periódico digital de Almansa

Francisco Tobarra: «En Almansa muchas familias hosteleras penden de un hilo»

Sillas apiladas, candados en las mesas y verjas echadas. El cierre total de la hostelería en Castilla-La Mancha azota ya a la economía familiar del sector, según el vocal de la Apeht
Hostelería en Almansa: cierre total

La situación de la hostelería es crítica. Resulta obvio que el confinamiento iniciado en marzo tenía que golpear con dureza a esta actividad, pero son varias las causas que se han juntado en la tormenta perfecta que azota al sector. En realidad, su actividad nunca se retomó de forma plena, ya que siguieron en vigor diferentes limitaciones de aforos y de horarios. El último estoque se produjo ayer, con el anuncio del paso de Castilla-La Mancha al denominado «Nivel 3 reforzado», que contempla el cierre total de la hostelería, salvo algunas excepciones como los servicios de hospital, colegios y empresas.


«Esperábamos un 2021 un poco más esperanzador, donde se aprobaran ciertas medidas; pero no preveíamos el cierre total del sector», lamenta Francisco Tobarra, en calidad de vocal y representante en Almansa de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Albacete (Apeht), pero también como trabajador del restaurante Casa Antonio. «Teníamos cierta ilusión que hemos perdido», confiesa.

ecoVitab

Basta con darse un paseo por Almansa para cerciorarse de que el panorama es desolador: sillas apiladas, candados en las mesas y verjas echadas en restaurantes, bares y pubs. «Tras la pandemia han cerrado de forma indefinida dos o tres locales y el futuro de muchas familiares hosteleras pende de un hilo», vaticina. Porque «en esta ciudad no hay grandes empresarios, no hay empresas del Ibex 35, sino familias», reivindica el vocal de Apeht.

Hablamos de entre un 30% y 40% de pérdidas en restauración en la localidad, según el vocal. En el caso de los locales de ocio el porcentaje aumenta entre un 80% y un 90%. Cada día son más los gastos acumulados de este tipo de establecimientos. Tobarra los cifra entre «los 20.000 y 40.000 euros en negativo», dependiendo del negocio. Pero, ¿cómo hacer frente a los números rojos, si no pueden si quiera abrir sus terrazas?

«50 euros para poder pagar la luz»

«El otro día hablé con parte de mis compañeros del sector durante el reparto de material sanitario que organizó la Apeht y el Ayuntamiento de Almansa. Me fui muy tocado», recuerda. «Hay gente que necesita abrir sea como sea; si les dejan la terraza, abren con la terraza; si les dejan con un aforo del 30% o del 20%, abren con ese aforo. Porque necesitan echar dinero al cajón. Alguno me contaba que dependía de hacer 50 euros en un día para poder pagar la luz. Otro me decía que le había pedido dinero a sus familiares para poder hacer frente al mes de alquiler. Muchos negocios están tirando de amigos y préstamos para salir de esta situación. Estamos muy mal», relata.

Frente a este problema, señala que «no quieren ayudas» ni créditos ICO para afectados por el COVID-19. Estas líneas crediticias son «préstamos que ya veremos cómo podemos pagar», explica. Lo que solicitan es que no les vuelvan a «dejar en la cuneta», cuando «lo que queremos es que nos dejen trabajar». Que «no se nos azote más». Y recuerda que «en Albacete está cerrada la hostelería desde el 23 de diciembre y los contagios no se han reducido; siguen en ascenso. Y, mientras tanto, en los supermercados todo vale». Además, las festividades navideñas suelen suponer una inyección económica de «entre el 30% y el 40% de la facturación anual», según el representante de la Apeht. Un dinero que los hosteleros han dejado de percibir. «Por suerte, en Almansa pudimos trabajar en Navidad». Esto ha permitido salvar la situación a corto plazo, pero el futuro no es nada halagüeño.

Francisco Tobarra, vocal y representante de Apeht en Almansa
Francisco Tobarra, vocal y representante de Apeht en Almansa, frente al restaurante familiar

El cierre total de la hostelería en Castilla-La Mancha «va a matar a muchos hosteleros», vaticina. A esto se suma que la Apeht tenía prevista una manifestación en coche en Albacete capital para mañana, 20 de enero. Sin embargo, el Nivel 3 reforzado prohíbe la movilidad entre municipios y ciudades sin causa justificada; por lo que muchas concentraciones se han quedado en el aire. «No sabemos si haremos una en Almansa», aclara Tobarra. De todos modos, indica, «nos queda poca fuerza».

El vocal de la Apeht tampoco se olvida del resto de sectores. «Tienen que darse voz; es lo único que podemos hacer. A los feriantes y agencias de viaje les animo a que sigan peleado para poder ver la luz al final del túnel. Tengo amigos en el sector turístico y su situación es la misma: endeudamiento. La Junta de Castilla-La Mancha ofreció una ayuda de 6.000 euros, a percibir si vendían el equivalente a 6.000 euros en viajes, lo cual es imposible. Le pregunté a mi amigo cuánto había venido. Me dijo que 150 euros», reprocha. En su opinión, esto demuestra que las ayudas, en general, «son irrisorias».

Quizás te interese:


JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.