ANÚNCIATE CON NOSOTROS

18/05/2024

El periódico digital de Almansa

Primeras huelgas del calzado en Almansa: ejemplo de lucha de las obreras a inicios del siglo XX

Las obreras del calzado en Almansa sirvieron de modelo al resto de España en torno al año 1900, y su huelga en pos de alcanzar la equiparación salarial respecto a los hombres sería replicada en grandes ciudades
Huelga en fábrica calzado 1922

Los trabajadores del sector del calzado almanseño tratan de mejorar sus condiciones laborales en la actualidad, como se pudo constatar el pasado 1 de diciembre con el paro orientado a desbloquear la negociación de un nuevo convenio colectivo. Pero, aunque quizá no todo el mundo lo sepa, movilizaciones en este sentido ya se daban en torno al año 1900, impulsadas por las mujeres zapateras. Y es que, las obreras del calzado en Almansa impulsaron una huelga que fue ejemplo para el resto de España a inicios del siglo XX, extendiéndose también sus demandas en pos de alcanzar la igualdad salarial con los hombres. Imagen: huelga de calzado en una fábrica de Almansa en 1922 | Mª José Sánchez Uribelarrea, Rafael Piqueras García y Fernando Micó Sánchez, «Almansa 1920-1929», del Proyecto Décadas.

Existe conocimiento de que ya en el año 1922 se produjeron huelgas en las fábricas de la ciudad, impulsadas por obreras de estas mismas, y que llegaron a durar más de diez días. Durante el periodo de entreguerras la actividad se profesionalizó y las herramientas empleadas también se modernizaron para dar lugar a importantes fábricas, con el ejemplo directo de la de los Coloma, considerada clave en el desarrollo industrial de la comarca. Sin embargo, todavía antes, en los años en los que esta importante compañía aún era considerada un taller en Almansa y antes de la implantación de las máquinas importadas del extranjero, ya se hablaba de las huelgas de las obreras almanseñas.

Fiestas de Almansa ecoVitab

Ejemplo para la huelga de Barcelona en 1903

Hablamos de los primerísimos años del siglo XX, tomando como referencia el 1903, fecha importante para la industria del calzado en Barcelona pues se corresponde con la celebración de la primera huelga en este ámbito en la ciudad. Al ahondar en documentos históricos que revisen el suceso, el doctor en Estudios Ibéricos de la Universidad de Bretaña del Sur Jöel Delhom destaca cómo diarios de la época ponían como ejemplos previos «las huelgas de Baleares y Almansa» en cuanto a consecución de derechos. De esta forma, publicaciones barcelonesas como El Diluvio y La Publicidad pusieron de referente lo acontecido en Almansa para la lucha de las mujeres catalanas. Allí las maquinistas de fábricas y talleres demandaban un jornal diario mayor que pudiera acercarse al de los hombres. Algo que según parece, ya se peleó previamente en el municipio albaceteño.

Estas luchas pioneras de las mujeres en el sector obrero podrían verse como movilizaciones feministas, buscando igualdad en un sector al que se irían incorporando progresivamente. No obstante, no fueron solo eso, sino que abrieron camino para las protestas futuras en el sector del calzado. Pasado más de medio siglo y una dictadura mediante, llegaron la huelga de agosto de 1977, la celebración del 1º de mayo de 1978 y las movilizaciones producidas durante toda la década de La Transición. Todas ellas, promovidas por la actividad sindical, pero también con el apoyo del pueblo y el necesario liderazgo de las mujeres obreras.

Huelga 1º de mayo 1978Huelga 1ª de mayo de 1978  | Juan Luis Hernández Piqueras, «1976-1986: Almansa en la década de la Transición».

Un largo recorrido impulsado por las mujeres obreras

Volvemos a la actualidad, 120 años después, en un país que ha cambiado mucho y donde las condiciones de los trabajadores de las fábricas han mejorado considerablemente. No por ello se ha llegado al ideal anhelado por los empleados, pero sí se ha recorrido un importante camino. Los avances actuales son consecuencia del trabajo y la voz de un gran número de hombres y mujeres, vecinos, obreros, organizaciones sindicales y reivindicaciones de la población almanseña en su conjunto. No obstante, por cómo se ha transitado este camino y por los orígenes que tuvo, la mujer zapatera, obrera y maquinista de Almansa debe ser resaltada.

Resaltada por esa lucha inicial y por su aplomo durante el tiempo. Resaltada también por aguantar la injusta realidad de los talleres clandestinos y la economía sumergida en el municipio durante la década de los años 70 y 80 -tema del que han escrito previamente Fernando J. García Martínez para Torregrande y Rosa Mª Sánchez para este mismo diario-. Y resaltada porque para perseguir la igualdad y mejorar las condiciones de cualquier sector industrial en la actualidad y a futuro, es necesario contar con su impulso.

huelga manifestación calzado almansa
Huelga del calzado en Almansa. 1 de diciembre de 2022 | La Tinta de Almansa

En este diciembre de reivindicaciones para el calzado almanseño y llegado el año 2022, son unas 3.000 familias las que viven a partir del empleo en el sector. Mientras se persigue un nuevo convenio colectivo tan esperado por la ciudadanía, es necesario recordar de dónde se viene, hacia dónde se va y cuál fue el camino requerido para conectar el pasado, el presente y el futuro. El avance en el calzado de Almansa fue posible gracias al feminismo hace más de un siglo, cuando el propio término “feminismo” apenas comenzaba a emplearse en España, aunque su idea ya existía. Fueron las obreras del calzado quienes, sirviendo de ejemplo en Almansa a inicios del siglo XX, removieron el terreno para que, tantos años después, sea posible cosechar derechos laborales.

Información extraída de “Congreso de Historia de Albacete: Edad Contemporánea”, publicado por el Instituto de Estudios Albacetenses, “La primera gran huelga del calzado en Barcelona en 1903”, de Joël Delhom, y publicaciones del “Proyecto Décadas” realizado por Mª José Sánchez Uribelarrea, Rafael Piqueras García y Fernando Micó Sánchez.

Quizás te interese: 

ecoVitab

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *