28/09/2021

Periódico digital de Almansa

El Franquismo acabó con los Coloma: el verdadero final de una empresa legendaria

El Gobernador Civil confesó no tener nada en contra de la familia de zapateros, pero tenía que acatar órdenes superiores de «acabar con la empresa»
El Franquismo acabó con Calzados Coloma
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Punta de lanza empresarial y ejemplo de fordismo para el país, esta organización es aún recordada por su especial trato igualitario y digno hacia sus trabajadores y trabajadoras. Fue la primera piedra que construyó el gremio más grande de Almansa y su producción llevó el nombre de nuestra ciudad por toda la geografía española. La fábrica de los Coloma es, sin duda, uno de los hitos del siglo XX para el mundo del calzado. Siempre se nos ha mostrado su historia en su momento de máxima plenitud, pero poca gente conoce que el Franquismo quiso acabar con Calzados Coloma. Y lo consiguió.

Óptica Hoyos Almansa
Neumáticos Millán Almansa

¿Las razones por las que lo hicieron? Entonces, eran las más comunes: masonería, socialismo y colaboración con la República; el combo perfecto. Y, aunque nadie de esta familia fue fusilado por sus ideas, sí sufrieron una persecución que finalmente acabaría por destruir la empresa, según relata Aurora Galán Carretero en su estudio Calzados Coloma, pioneros del fordismo español. Almansa 1900-1936 (Instituto de Estudios Albacetenses).

Pollos Joaquín
 
ecoVitab

Los masones más populares de Almansa

Tanto Aniceto como su padre Francisco y su abuelo Antonio formaron parte de la logia almanseña llamada Rosa nº 171. Esta congregación desapareció a principios del 1900 y, hasta treinta años después, los masones no se reunieron en Almansa. Fue en 1933 cuando la logia Paz y Amor Nº 9 del Oriente Español se convirtió en el punto neurálgico de la masonería en toda la provincia.

Copiplus Almansa

Los masones fueron uno de los grupos cerrados más influyentes del siglo XX. Bajo su doctrina de fraternidad impulsaban valores como la solidaridad, el amor o la igualdad hacia la actividad política. Grandes personalidades históricas practicaban la francmasonería, como Salvador Allende, Ramón y Cajal o José Echegaray, entre otros. Esta organización también tenía sus importantes sombras: machismo, excesivo secretismo y una «sacra» hermandad un tanto irracional.

Coloma Franquismo
Consejo de administración de la Fábrica Coloma en los años treinta | Pedro Antonio Esteban Arocas

Los Coloma eran «empresarios radicales socialistas»

Pero además de la masonería, algunos miembros de la familia Coloma (César, Rodolfo y Viriato) engrosaban las filas militantes del Partido Republicano Radical Socialista, en vísperas de la Guerra Civil española.

Los principios fundacionales de este partido apostaban por que la forma de Estado fuera la República democrática. Además, esta debía ser laica. La enseñanza, libre y reformadora. Los privilegios del Ejército debían quedar reducidos a la defensa nacional y del pueblo armado. Asimismo, su política económica debía ser implacable con el «parasitismo de la especulación y los negocios bancarios», según su manifiesto. El PRRS no era marxista, sino socialista. Su política económica se basaba en gravar más a la renta que al trabajo, suprimir latifundios y otras medidas de tono socializante.

Fábrica de los Coloma en el 1933 Foto de Viriato Coloma
Fábrica de los Coloma en el 1933 Foto de Viriato Coloma

El verdadero final de una empresa legendaria: el franquismo y los Coloma

El destrozo económico provocado por el golpe de Estado franquista, dañó al tejido empresarial y a toda la población almanseña. Se sucedieron años de pobreza, cartillas de razonamiento y persecución. Aún así, la desaparición de la famosa fábrica de calzado no se dio por una causa meramente financiera. Según Aurora Galán, el Gobernador Civil que ejecutaba las decisiones dictadas con la diestra de Franco en esta zona aseguró: «No tengo nada en contra de la familia Coloma, pero tengo órdenes directas de “cargarme” la empresa».

«Esta causa de peso se refiere a las vinculaciones políticas de la familia, concretamente con la masonería, motivo por el cual, esta familia de industriales sufrió una persecución encubierta», afirma Galán en su estudio.

Tras un largo y tortuoso proceso de cierre, la fábrica de Calzados Coloma aguantó veinte años a duras penas con Francisco Franco en el poder. En enero de 1956, se crea la cooperativa Calzados Coloma, ya ajena a la familia, lo que supone el final de una empresa legendaria. El edificio y su máquinas son vendidas. Más de quinientas familias se vieron afectadas por este cierre.

1973 Destrucción de la Fábrica de Calzados Coloma Pedro Esteban Arocas
1973 Destrucción de la Fábrica de Calzados Coloma | Pedro Esteban Arocas

Una ciudad que admira a Aniceto

Lo cierto es que el pueblo de Almansa homenajea con todos los honores a esta familia y a su legado. Los Coloma cuidaban de sus trabajadores (como demuestran los documentos salariales adjuntados en el estudio de Galán). Hicieron crecer la economía como nunca antes se vio en nuestra ciudad y cometieron el error de defender la República o la igualdad de clases en tiempos de dictaduras y conservadurismo nacional católico. La forma de entender el trabajo de Calzados Coloma no era compatible con el Franquismo, si bien su legado es hoy reconocido.


Quizás te interese:

Archivado en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *