19/08/2022

El periódico digital de Almansa

Calidad del aire: Almansa, ¿punto rojo de contaminación por ozono?

Un cuadro de mandos elaborado por CartoAlmansa analiza el nivel de gases contaminantes registrados por las estaciones cercanas a la ciudad
Mapa de la contaminación del aire de Almansa

Lo primero: Almansa no tiene una estación que registre el nivel de gases contaminantes. Para saber cómo es la calidad del aire de la ciudad, tenemos que mirar los datos que arrojan los medidores de poblaciones cercanas como Albacete, Ayora, Ontinyent o Elda, y hacer una estimación en base a estos. Para facilitar esta tarea, CartoAlmansa ha creado un «cuadro de mandos» accesible al público través de este enlace. Los datos se extraen del Índice Nacional de Calidad del Aire elaborado por el Ministerio Para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO).


Este «atlas de la contaminación en Almansa» es, en realidad, diez mapas actualizados en tiempo real. Cada uno de ellos recoge un tipo de gas que la Organización Mundial de la Salud utiliza para medir la calidad del aire. Algunos de ellos son viejos conocidos: monóxido de carbono (CO), dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2), plomo, níquel, arsenio, etcétera. Pero el más preocupante en la zona es, sin duda, el ozono (O3).

ecoVitab

El «atlas» se centra en mostrar el tipo de contaminación que afecta a las estaciones más cercanas a Almansa. «Lo primero que descubrimos es que, efectivamente, la calidad del aire en la zona de Albacete no es mala; el problema es el ozono», señala María Soriano, de CartoAlmansa. «El área más cercana al municipio de Almansa cuenta con unos niveles de calidad del aire bastante satisfactorios; sin embargo, el nivel de ozono puede ser preocupante, ya no solo en esta zona, sino en toda la península», explica la cartógrafa.

Atlas de la contaminación del aire en Almansa
El mapa de la esquina superior derecha muestra valores de ozono muy superiores a lo recomendado por las autoridades en las estaciones cercanas a Almansa | CartoAlmansa

Los niveles de peligrosidad están representados en una escala de colores semafórica. Cada punto es una estación medidora. El verde significa que los niveles de contaminación están por debajo del valor objetivo fijado por el MITECO para garantizar la protección de la salud humana. «Si los niveles no superan los valores óptimos pero sí son preocupantes, el punto será amarillo. Cuando supere del todo esos valores se contará como rojo», detalla Soriano. Y este es el caso de la contaminación por O3 en las poblaciones cercanas a Almansa.

El ozono es peligroso y, cuando se produce una concentración punta en un lugar y una hora determinados (como es el caso de la ciudad de Albacete en el momento en que se escribieron estas líneas), resulta muy nocivo para la salud. Según el MITECO, la exposición a corto plazo puede afectar de forma temporal a los pulmones, el tracto respiratorio y los ojos, así como aumentar la susceptibilidad a los alérgenos respiratorios.

¿Por qué la contaminación por ozono es un problema mortal en Castilla-La Mancha?

En España, como en todo el sur de Europa, el O3 constituye un problema generalizado. Esto sucede a causa de nuestras condiciones de elevada insolación. Este gas se reparte, pues, por toda la península, pero con niveles comparativamente inferiores en la zona norte y mayores en la zona sur, donde da más el sol.

Además, a diferencia de otros contaminantes del aire, los niveles de ozono suelen ser menores en zonas urbanas y mayores en las poblaciones cercanas a las ciudades. Y es que, el O3 desaparece cuando reacciona con otros contaminantes, como el óxido nítrico (NO) expulsado por los tubos de escape de los vehículos.

El O3 es, de hecho, el contaminante que presentó una mayor extensión y afección a la población castellanomanchega en 2019, según el Informe Estatal de Calidad del Aire del MITECO, publicado en verano de este año.

«Esto se debe al incremento de las temperaturas medias y de las olas de calor, como resultado del cambio climático», según la interpretación del estudio que realiza la ONG conservacionista Ecologistas en Acción. Y prosiguen: «Durante 2019, toda la población y el territorio de Castilla-La Mancha siguieron expuestos a concentraciones de ozono peligrosas para la salud humana y vegetal, especialmente en las zonas rurales a sotavento de la ciudad de Madrid y zonas costeras o cercanas a Valencia».

La Junta lleva años omitiendo el problema

Los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación son obligatorios según la legislación vigente. Pero, en el caso del ozono, la Junta de Castilla-La Mancha lleva años omitiendo la elaboración de estos planes, que son preceptivos en todas las zonas de la Comunidad. «Se trata de una negligencia que está poniendo en peligro la salud de población, cultivos y bosques en la región», asegura Ecologistas en Acción.

Cada año se registran alrededor de 30.000 muertes prematuras en el España por afecciones derivadas de la contaminación atmosférica, según la Agencia Europea de Medio Ambiente. Cerca de 10.000 personas fallecen anualmente en episodios de alta contaminación (como los registrados a finales de febrero y junio y a mediados de julio de 2019) y 430 de ellas en Castilla-La Mancha, según un estudio del Instituto de Salud Carlos III.

Quizá te interese:


JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.