07/10/2022

El periódico digital de Almansa

Así fue la gran riada de Almansa de 1955: un día oscuro para la historia de la ciudad

Recorremos los puntos clave del desastre natural con la compañía de Juan Cuenca, testigo de aquel fatídico día
gran riada de almansa

Era un domingo 4 de septiembre de 1955. Un día para celebrar, puesto que Almansa disfrutaba de sus últimas horas de feria. Los y las almanseñas preparaban sus mejores galas para lucir junto a sus amistades en un ambiente de jolgorio y convivencia. Se organizaron comidas, reuniones familiares y el Sol brillaba en el cielo hasta que unos truenos comenzaron a retumbar por las Fuentecicas. Sin para nada esperarlo, lo que se presentaba como una jornada estival de alegría y festejo, terminaría siendo uno de los días más oscuros de la historia reciente de nuestra ciudad: la gran riada de Almansa.

Una catastrófica riada se llevaría 9 vidas humanas, decenas de cabezas de ganado y causaría 50 heridos además de un incalculable valor de daños materiales. Recordamos el funesto día junto a Juan Cuenca, testigo del desastre con tan solo 8 años, haciendo una retrospectiva gracias a su archivo, que nos facilita poder ver el antes y el después de la gran riada de Almansa.

ecoVitab

Cómo transcurrió el desastre

Era la primera hora de la tarde cuando una enorme tormenta se posicionó sobre la zona de los Cabezos, Fuentecicas y parte de las Hoyuelas. Una descarga masiva de agua comenzó a arrastrar multitud de troncos, piedras y demás objetos por la llamada «rambla nueva», que es la que pasa colindante a la vía del tren y por debajo del puente de Carlos IV.

En su mayoría, los vecinos y vecinas se encontraban descansando tras la comida mientras las aberturas del puente del tren se obstaculizaba con los objetos que arrastraba la corriente. Toda el agua que deriva desde los parajes mencionados anteriormente iba a morir a este punto, inundando la zona para posteriormente y de forma súbita saltar el puente y arramblar con las calles de la Industria, Alicante y Buen Suceso. 

Fue tal la fuerza del agua que parte de la fábrica de calzado de los Aldomar, en la calle la Industria, terminó literalmente partida por la mitad. El torrente continuo de agua inundó casas hasta tocar el techo provocando la muerte de varias personas. La calle Buen Suceso, por la cual bajaba la corriente, quedó prácticamente sin suelo con socavones de hasta cuatro metros de profundidad y la zona de las Huertas se convirtió en un vertedero empantanado.

Las fuerzas de seguridad y cuerpos de emergencia existentes en aquellos tiempos eran a todas luces insuficientes. En las primeras horas de la tragedia solo se podía ver a unos cuantos guardias civiles actuar para controlar a la población e intentar ayudar a los damnificados. Por otra parte, los servicios de Cruz Roja, totalmente desbordados, hacían fúnebres rutas por la actual calle Aniceto Coloma, transportando los cadáveres de los fallecidos.

La tormenta duró 45 minutos y casi causó la ruina total a medio centenar de casas tambaleantes. Sorprendentemente, muchos vecinos y vecinas de otras zonas de Almansa no se percataron de lo sucedido hasta que vieron los cuerpos por la calle, lo cual refleja el carácter agresivo, inmediato y sobrevenido del desastre. El ministro de gobernación, con 100.000 pesetas, comenzó una ola de solidaridad para recaudar fondos para los afectados por la riada.

Los puntos clave de la riada de Almansa

El puente del tren: el lugar donde empezó todo

La imagen que se ve a continuación es la del puente del tren en 2022, lugar donde se generó el tapón que terminaría provocando la desgracia. «Esta rambla nueva era utilizada por muchos vecinos para plantar árboles y huertos. Si la tierra era buena, plantaban almendros, tomateras y demás… De esta manera, se fue estrechando el cauce y con la llegada de la tromba, todos los troncos y raíces fueron arrastrados, tapando así los ojos del puente y causando el aumento del nivel del agua hasta que ésta saltó por encima de las vías», explica Juan Cuenca.

puente del tren
Este fue el puente donde se generó el tapón y fue aquí donde el agua comenzó a desbordar por encima de las vías.
rambla nueva
Juan Cuenca recuerda cuando de niño recorría esta rambla para repartir leche a las familias que vivían en las casas colindantes.

Juan recuerda con añoranza como recorría esta rambla cuando repartía leche y queso a los señoritos de las casas de campo siendo niño. «Esta rambla está muy descuidada, antes podías bajar aquí en coche incluso y ahora cuesta hasta caminar», lamenta.

estación tren
Por la senda que se ve abajo a la derecha se llega a la rambla nueva bajo el puente del tren. El agua saltó las vías en este punto.

Un molino, el primer edificio que sufrió la riada

Con la subida del agua, la primera zona que sufrió el brutal encuentro con la corriente fue la que ahora corresponde con la actual calle del Muelle, colindando con la estación de tren. En esos tiempos allí había un molino donde trabajaba toda una familia. Fue tal la fuerza con la que rompió el agua que derribó los muros, las paredes y arrasó con todo lo que había dentro del edificio.

riada de almansa molino
Muro del patio del molino derribado por la fuerza del agua. Al fondo de la foto podemos ver a un niño observando el destrozo. | Juan Cuenca
riada de almansa molino
Salón, despensas y armarios de la casa del molino, se puede observar hasta donde llegó el agua con las marcas de barro en las paredes. | Juan Cuenca
riada de almansa molino
Torno del molino, con su motor y torba para echar el grano. | Juan Cuenca
riada de almansa molino
Patio de la casa con todos los muros derribados y hechos añicos en el suelo. Al fondo, dos hombres valoran los daños. | Juan Cuenca
riada de almansa molino
Pared derribada por la fuerza de la riada. Los sacos de materiales fueron arrastrados por la corriente hasta llegar a las Huertas. | Juan Cuenca
riada de almansa molino
Otro muro partido por el torrente. La puerta que formaba parte de la pared está colocada de forma horizontal para cerrar el reciento de alguna manera. | Juan Cuenca.
riada de almansa molino
Patio del molino con los escombros de los muros por el suelo. Podemos ver un pilón abajo a la izquierda que se utilizaba para que los animales bebieran agua. Al fondo de la foto podemos ver a un niño, el cual ahora tendría entre 75 y 80 años. | Juan Cuenca
riada de almansa molino
Patio del molino abarrotado de escombros de los muros derribados por el torrente.

En la fotografía de abajo podemos ver cómo luce la misma zona donde se encontraba el molino a día de hoy. A parte de este molino, por dar otro apunte curioso, en la casa de al lado un negocio local comenzaba su andadura: Magnanni.

edificio molino

La fábrica de Aldomar partida por la mitad

Juan Cuenca nos cuenta cómo vivió este momento Isabel Aldomar, hija de la familia: «La mujer se encontraba lavando y planchando una enagua para ponerse en esa tarde de feria mientras todos los demás dormían la siesta. Según me contó, ella estaba trabajando de espaldas a las vías del tren, por lo que lo único que pensaba era que la tormenta era muy fuerte. Pero de repente el agua rompió el muro y un atronador ruido le hizo alarmarse. Toda la familia Aldomar tuvo que salir huyendo del edificio y alojarse en otra casa por miedo a que el resto de edificación también cediera con el torrente».

riada de almansa estación
El muro que dividía las vías de la fábrica de los Aldomar desapareció. Podemos ver el surco que dejó el agua al bajar y unos trenes al fondo mientras decenas de hombres ayudan a reparar los desperfectos. | Juan Cuenca | Foto restaurada por JC Banovio.
estación tren
Mismo lugar de la fotografía de arriba a día de hoy

La fábrica de calzado de los Aldomar, actualmente fábrica de Michel, quedó partida por la mitad de manera literal e incluso la desgracia pudo ser peor, ya que ese día era domingo y no laborable, lo que facilitó que la zona de guarnecidos estuviera vacía de trabajadores. En este punto, el surco del agua ya arrastraba lodos, fango y todo tipo de objetos naturales y artificiales, causando brutales destrozos en las casas colindantes, las cuales fueron las más afectadas por el desastre.

riada de almansa fabrica calzado
Fábrica de Aldomar partida por la mitad por la tremenda fuerza de la riada de Almansa | JC Banovio

riada de almansa fabrica calzado

riada de almansa fabrica calzado

fabrica calzado michel
Actual fábrica de Michel, mismo lugar que la fotografía anterior

La calle de la Industria y de Alicante, los lugares más afectados

Las casas más afectadas estaban situadas en esta zona, al no haber ningún tipo de edificación, los solares solo facilitaban el recorrido del agua y lo nutrían de más objetos y lodo. En la conjunción de la calle Clavel con Alicante había un negocio de materiales de construcción que podemos ver también en estado de profundo destrozo tras el paso del agua.

riada de almansa
Fábrica de materiales de construcción con decenas de vigas en el suelo tras el paso de la riada | Juan Cuenca
calle clavel
Esta manzana de edificios no existía y más abajo se encontraba la fábrica de materiales de construcción, al ser solares sin edificar, el agua bajaba sin resistencia

Toda la vecindad salió a la calle una vez pasada la tromba. Multitud de personas ser agolpaban frente y dentro de las casas más afectadas para achicar agua, limpiar barro, sacar muebles o también fisgonear. Juan Cuenca, que tenía ocho años, recuerda cómo vivieron los niños está situación: «Todo el mundo estaba en la calle, había mucha gente ayudando con los pocos medios que había, también muchos se acercaban para curiosear. Los niños intentábamos subir hacia Alicante, Clavel e Industria pero en la esquina con Manuel de Falla la Guardia Civil nos mandaba a casa para que no viéramos lo que había pasado».

riada de almansa
Una casa de la calle Alicante afectada por el agua
riada de almansa calle alicante
Las casas de la calle Alicante fueron las más afectadas por la riada de Almansa | JC Banovio
riada de almansa calle clavel
Calle Alicante con la esquina de Clavel, podemos ver una bomba hidráulica para achicar agua | JC Banovio
gran riada de almansa
Una casa en la calle Alicante saca fuera sus muebles para poder adecuarla. A la izquierda, un Guardia Civil presencia la escena.

Buen Suceso con socavones de cuatro metros de profundidad

El torrente de agua bajó con mucha fuerza por la calle Buen Suceso, donde provocó enormes y profundos socavones ya que la propia calle era de tierra. En las siguientes fotos se pueden observar tablones que permitían la entrad y salida de las casas. También volvemos a ver las bombas hidráulicas que se utilizaron para achicar el agua. «Esas bombas las prestaron las grandes bodegas almanseñas, puesto que ni la administración pública local ni los cuerpos de emergencia contaban con un material tan caro», recuerda Juan Cuenca.

riada de almansa buen suceso
Calle Buen Suceso. A la izquierda, una bomba hidráulica trabaja mientras decenas de vecinos ayudan a recuperar la zona.
gran riada de almansa buen suceso
Buen Suceso. Grandes socavones de metros de profundidad se salvan con tablones para poder entrar y salir de las casas.

gran riada de almansa buen suceso

gran riada de almansa buen suceso

El final de un día drástico

La riada de Almansa terminó en la zona de las Huertas, lugar que se convirtió en un vertedero empantanado durante semanas.

riada de almansa huertas
Zona de las Huertas a la altura de lo que hoy sería el Pabellón Polideportivo tras el paso de la riada de Almansa | JC Banovio

Quizás te interese: 


Telepizza Almansa

Quizás te interese:

Archivado en:

Un comentario

  1. Buen artículo, pero hecho de menos buscar lo que pasaría hoy, con una tormenta similar, teniendo en cuenta, que el “motivo” de aquel desastre “puente de las vías del tren” sigue “igual” o peor qué en 1955.
    Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.