12/08/2022

El periódico digital de Almansa

Entrevista a Pilar Callado: «La violencia de género no descansa, y menos durante un confinamiento»

La directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha echa de menos vivir en Almansa, su ciudad natal. Se declara abolicionista de la prostitución y lo que más le apasiona es ayudar a los niños y niñas víctimas de la violencia de género
Pilar Callado la tinta de almansa

Pilar Callado (Almansa, 1966) es una de las mujeres más influyentes a nivel regional. Ocupa el puesto de directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, fue diputada regional por el PSOE e impartió clases de Historia del Arte. Confiesa que echa de menos su ciudad natal y que siempre antepondrá a su hija por encima de todo.


Igual de apasionada se muestra por los pequeños y pequeñas de otras mujeres, y habla con orgullo de los programas que impulsan desde el Instituto de la Mujer para atender las necesidades psicológicas de aquellos que han sido víctimas colaterales de la violencia de género. La Tinta de Almansa entrevista a Pilar Callado en una conversación que abarca desde el aumento de esta violencia durante el confinamiento hasta la situación de la mujer rural, pasando por el debate sobre la legalización de la prostitución, los techos de cristal y los «suelos pegajosos».

ecoVitab
Pregunta: Bienvenida, Pilar. Cuéntanos. ¿En qué se basa el trabajo del Instituto de la Mujer?

Respuesta: Trabajamos la promoción de la igualdad, la prevención de violencia de género y la acción sobre la misma cuando se produce. Además, subvencionamos a los diferentes centros de la Mujer de toda Castilla-La Mancha para que ejerzan sus labores a nivel provincial y local. Siento mucho orgullo al ver como el dinero recaudado en impuestos se dedica a ayudar a miles de mujeres, así como a sus hijos e hijas.

Tras más de un año como directora, ¿qué proyecto destacarías por encima de los demás?

Me cuesta mucho destacar uno. Tenemos un volumen bestial de proyectos. Pero, por ejemplo, uno que me gusta mucho es el de atención psicológica a menores. Está dedicado a aquellos niños y niñas que han sufrido la violencia de género en sus casas. Otro que también destacaría es el programa «Contigo», enfocado a la atención psicológica de mujeres víctimas de abuso sexual y/o explotadas sexualmente. También me siento orgullosa de las ayudas económicas directas que destinamos para huérfanos y huérfanas de mujeres asesinadas por violencia de género.

Las peticiones de ayuda por violencia de género se dispararon un 61% en España durante el Estado de Alarma. ¿Habéis percibido un repunte similar en Castilla-La Mancha?

Sí. Toda la maquinaria del Instituto y Centros de la Mujer ha estado funcionando para combatir este grave problema social y estructural. En esta etapa ha jugado un papel muy importante nuestro número de atención de Castilla-La Mancha (900 100 114), una línea similar al 016 pero específica para la región. En él indican qué pasos debes dar, ya seas víctima o testigo de un caso. Las llamadas a esta línea crecieron en un 30% con respecto al año anterior. El pico más alto llegó durante la segunda semana de abril con un aumento del 60% con respecto al año anterior. La violencia de género no descansa nunca y menos durante un confinamiento. Las víctimas han convivido las 24 horas del día con su agresor; esas mujeres no tenían ni un respiro a lo largo del día durante lo que duró el aislamiento domiciliario.

Si la situación epidemiológica empeora y regresan los confinamientos masivos, ¿qué habéis previsto para que esto no vuelva a suceder?

Durante la pandemia abrimos un nuevo recurso de acogida que se suma a las otras catorce viviendas en funcionamiento. Este recurso es muy importante, porque las mujeres víctimas de violencia necesitan una alternativa habitacional tutelada por profesionales para no convivir bajo el mismo techo que su agresor. La demanda de estos recursos de acogida aumentó considerablemente durante el confinamiento. Pero me gustaría aclarar algo: no toda la violencia de género es física.

En absoluto.

Pensemos en un iceberg: la parte que se ve y que más llama la atención es la violencia física o los asesinatos, pero bajo el agua hay muchas manifestaciones de violencia que no se ven con tanta claridad. Por ejemplo: violencia económica, psicológica, contra los niños y niñas… Cuando las mujeres acuden a nuestros recursos es porque ya no les queda nada. Porque sus agresores se han encargado de destruir sus redes sociales y familiares, así como su capacidad económica.

Pilar Callado: «No entiendo como hay partidos que se postulan en contra del feminismo cuando es un movimiento que solo busca la igualdad»
Sobre la capacidad económica, y tras el reciente nombramiento de la almanseña Belén Garijo como la primera mujer en dirigir una empresa del «Ibex 35 alemán» en 300 años, nos gustaría que analizaras esta frase: «Cuando una mujer rompe el techo de cristal, la que se encarga de limpiar los pedazos que caen al suelo es una mujer inmigrante».

Pienso que romper los techos de cristal es algo esencial y, para, ello necesitamos a hombres aliados que nos ayuden a hacerlo. Pero a nosotras nos gusta hablar de otro concepto llamado «suelo pegajoso». Con esta metáfora queremos dejar claro que las mujeres tenemos obstáculos tanto por arriba, donde todas las cúpulas siguen estando ocupadas por hombres, como por abajo, donde se nos quiere condenar. Además, sufrimos una segregación horizontal, que nos obstaculiza a acceder a puestos de trabajo, pero también una segregación vertical, que nos impide entrar a puestos de responsabilidad.

Me gusta que nombres lo de las mujeres inmigrantes, porque se trata de una doble discriminación. Partimos de la base que todas las mujeres tenemos una mochila que cargar, ya que todavía no hemos alcanzado una igualdad plena. Pero aquellas que son migrantes, con discapacidad, rurales… tienen la misma mochila pero llena de piedras. Para luchar contra estas discriminaciones, desde el Instituto de la Mujer, tenemos una subvención para prevenir la discriminación múltiple y así estamos ayudando a mujeres gitanas, migrantes, rurales, etcétera.

¿La mujer rural está más discriminada que la mujer de ciudad?

Los roles y estereotipos de género se multiplican en las zonas rurales, están más asentados. En Almansa, como ejemplo de ciudad pequeña, esos roles no están tan enraizados, pero en los pueblos y zonas rurales sí que lo están, por mucho que no queramos reconocerlo. En CLM es especialmente importante trabajar y proteger a las rurales, ya que las mujeres son quienes asientan población. Es decir, un problema de despoblación como el que sufre nuestra región, se comienza a mitigar dando facilidades a las mujeres para asentarse, porque detrás de ella se acomoda toda la familia.

Otro doble discriminación de clase es la de las mujeres prostitutas. ¿Te sitúas en contra o favor de abolir la prostitución?

Lo tengo muy claro y debo decirlo en voz alta: hay que abolir la prostitución. No es un trabajo y no hay trabajadoras del sexo, eso no existe. Más del 90% de mujeres que son prostituidas lo hacen en contra de su voluntad. La prostitución es un mundo sórdido que mueve miles de millones de euros. Hay mucho trabajo por delante y nos declaramos abolicionistas. No podemos regular una forma de violencia de género. Por lo tanto, abolición sí o sí.

En este sentido, ¿cómo trabaja el Instituto de la Mujer para ayudar a las mujeres explotadas sexualmente?

Durante el confinamiento nos dimos cuenta de que había un gran número de mujeres explotadas sexualmente en situación de desamparo e incluso con hijos a su cargo. Para solucionarlo, pusimos en marcha unas ayudas para mujeres en contexto de prostitución. Concedimos ayudas económicas directas y aprovechábamos para hacer una intervención social. Hasta la fecha, de esta ayuda, se han beneficiado 369 mujeres y alguna de ellas ha conseguido escapar del mundo de la prostitución. Sólo con que una mujer consiga alejarse de esa explotación, nosotras nos sentimos orgullosas del trabajo realizado.

Por cierto, para investigar sobre la explotación sexual en España, recomiendo leer a una activista feminista llamada Amelia Tiganus, una mujer que sobrevivió al sistema prostitucional y que consigue visibilizar el sufrimiento de estas mujeres prostituidas de una forma directa y joven.

Pilar Callado Almansa
«No podemos permitir que un hombre joven llegue a pensar que por 20 euros puede hacer lo que quiera con una mujer»
Ya en Almansa, ¿cómo se benefician las mujeres del trabajo del Instituto de la Mujer?

A Almansa van a llegar 136.000 euros de forma directa. Concretamente, 126.000 serán destinados para el Centro de la Mujer, un lugar donde las mujeres pueden encontrar asesoramiento jurídico, laboral, asistencia psicológica y social. Quiero dejar claro que estos centros no están destinados únicamente a mujeres víctimas de violencia de género; son un lugar para encontrar asesoramiento de todo tipo. Por ejemplo: si eres mujer y quieres abrir una empresa, en el Centro de la Mujer te pueden ayudar. También va a venir una partida para el Ayuntamiento destinada al desarrollo de un Plan Estratégico de Igualdad, un proyecto necesario para una ciudad como Almansa.

Hace unas semanas murió una figura fundamental para tu partido. Cuéntanos algún recuerdo de tu tío, Pedro Cantos.

Mi tío era una persona buena, con unos ideales profundos en tiempos difíciles. Muy conciliador en términos políticos. Tengo un recuerdo muy gracioso con mis primas en la casa de mi tío. Cuando nos metíamos en su habitación a jugar, él tenía un muñeco vestido con un mono rojo de UGT que, cuando lo apretabas, cantaba la internacional (ríe). Siempre lo recordaré como la persona más íntegra que he conocido en política. Mi padre, aun siendo de derechas, siempre lo dijo.

Y hablando de familia… ¿qué pasó con el cuadro retirado por el Museo del Prado? ¿Qué tuviste que ver en toda esta historia?

Fue un momento muy gracioso y divertido. Leí un mensaje que mi marido, el bisnieto del pintor Adolfo Sánchez, mandó por el grupo de WhatsApp de la familia: «¡Mi bisabuelo está saliendo por la tele!». Entonces me enteré de que el cuadro en cuestión participaba en una exposición protagonizada por mujeres olvidadas y que lo iban a retirar porque otra mujer descubrió que la obra era de Adolfo Sánchez gracias a un trabajo de investigación que yo hice años atrás (clic aquí para enterarte de toda la historia) para la asociación Torre Grande, y en el cual aparece la firma del pintor. Fue una situación rocambolesca y, cuando todo esto termine, iré con mi familia al Prado para ver el cuadro.

Ya para acabar. ¿Recuerdas algún momento de tu vida en el que fueras especialmente feliz?

El mejor momento de mi vida fue cuando conocí a mi hija, en China. Me da lo mismo que se enfade quien sea por no mencionar uno de mi carrera política. He vivido días muy felices, como cuando defendí la nueva Ley Para una Sociedad Libre de Violencia de Género [con ella, CLM se puso a la vanguardia de la lucha], pero antepongo siempre a mi hija. Ese instante en el que miras a los ojos a tu hija por primera vez y sientes que es algo para toda la vida… es la sensación más feliz que he podido experimentar.

pilar callado almansa
Pilar Callado, directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, visita La Tinta de Almansa

JCCM

Quizás te interese:

Archivado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.