ANÚNCIATE CON NOSOTROS

22/02/2024
la tinta de almansa noticias

El periódico digital de Almansa

El Cantón independiente de Almansa

En Almansa, durante la rebelión cantonal, se produjeron diferentes altercados y agresiones armadas
Rebelión cantonal Almansa

El 11 de febrero de 1873 se proclamó la I República española. Sin embargo, nació con unas Cortes en las que no había una mayoría de republicanos. Las ideas republicanas tenían escaso apoyo social y contaban con la oposición de los grupos sociales e instituciones más poderosas del país. La alta burguesía y los terratenientes, los altos mandos del ejército y la jerarquía eclesiástica eran contrarios al nuevo régimen. Los escasos republicanos pertenecían a las clases medias urbanas, mientras las clases trabajadores optaron por dar su apoyo al incipiente movimiento obrero anarquista. La debilidad del régimen republicano provocó una enorme inestabilidad política. De esta forma, cuatro presidentes de la República se sucedieron en el breve lapso de un año: Figueras, Pi y Margall, Salmerón y Castelar.

Esta inestabilidad hizo que una minoría intransigente republicana se retirara de las Cortes, alentando desde ese mismo instante la formación de cantones. El objetivo era crear una confederación de ciudades que se federarían libremente. La pequeña burguesía deseaba llevar a cabo una república federal de abajo a arriba. Es decir, un gobierno que partiese desde las clases populares ante la imposibilidad de hacerlo a la inversa. Esta tarea se vio facilitada o potenciada por la situación crítica que atravesaban las clases trabajadoras ante la bajada de los salarios y la subida de los precios, que había creado un clima de protesta y revuelta popular constante en distintos lugares.

ecoVitab

La primera insurrección cantonal estalló en Cartagena en 12 de julio de 1873, propagándose en los días sucesivos por localidades del levante y sur peninsular. En nuestra ciudad estalló el 19 de julio, motivada por el Batallón de Cazadores de Mendigorría. Estos militares iban por las poblaciones provocando sublevaciones contra la República. De esta manera, en Almansa, se produjeron diferentes altercados y agresiones armadas. Asimismo, hubo detenciones de oficiales y tropas leales a la República, roturas de la vía férrea y la interceptación de las líneas telegráficas. El Gobernador Civil de Albacete, D. Pedro J. Miguel, en el Boletín Oficial de la Provincia comunicó a toda la provincia que la ciudad de Almansa se encontraba sublevada.

Unos días después, el 5 de agosto de 1873, el Gobernador de la provincia envió un comunicado al alcalde almanseño Francisco Coloma, conocido por ser el fundador de la empresa calzados Coloma, en la que cesaba a toda la Corporación municipal, ya que ésta era sabedora con anticipación de la sublevación del Batallón de Cazadores de Mendigorría que se hallaba en Almansa, y no dio cuenta oficial ni oficiosa hasta después de consumado el hecho; que un Teniente de Alcalde y dos concejales se marcharon con los sublevados, que a varios oficiales y soldados que no quisieron pronunciarse se les hostilizó y persiguió con un nutrido fuego por los voluntarios de la ciudad.

Es decir, el Gobierno consideraba que las autoridades locales de Almansa habían participado o al menos tolerado los disturbios. La replica de la Corporación almanseña no se hizo esperar y, escribió una misiva al Gobernador diciendo que, el Ayuntamiento no tuvo noticia hasta que el hecho se consumó, ignora que ningún concejal se marchara con los sublevados, porque antes de acordar la supresión no se ha oído a la parte acusada, y por último porque es incierto que los oficiales e individuos que no quisieran pronunciarse fueran perseguidos por los voluntarios con el nutrido fuego.

Rebelión Cantonal de Almansa
Municipios en los que hubo rebelión cantonal o revueltas derivadas de la misma

Este argumento no sirvió de nada, por lo que el alcalde y los concejales fueron destituidos de su cargo, además de otros puestos como los secretarios, el depositario de los fondos municipales y algunos cargos del hospital entre otros.

El Cantón Almanseño desapareció a los dos o tres días de su estallido. Fracasó por el poco apoyo popular que tuvo. El General Martínez Campos fue el encargado de pacificar las localidades que se habían unido al movimiento cantonal. Cuando entró en la ciudad de Almansa el día 11 de agosto nadie le opuso resistencia, es más, la nueva corporación ofreció respetos al excelentísimo General. Tras Almansa, marchó hacia Valencia y Cartagena para sofocar el Cantón Cartagenero. La I República terminó con el golpe de Estado de Pavía el 3 de enero de 1874, disolviendo las Cortes a punta de bayoneta e instaurando el reinado de Alfonso XII.

Quizás te interese: 

Quizás te interese:

Archivado en:

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *